La consola que abrió la puerta a Microsoft a diversificar su participación en la industria de videojuegos, la Xbox, es nuevamente el centro de atención.

Al menos dentro de la comunidad de hackers y manipuladores de contenido, puesto que hoy se conoció de la filtración del código fuente de la primera consola de Microsoft, así como su sistema operativo.

Publicado por The Verge, se ha podido conocer que la filtración es verídica y que Microsoft ha lanzado una investigación interna al respecto. Esto quiere decir que se trata de data de gran valor para la compañía.

Del mismo modo, podemos entender que se abre una nueva puerta para el mundo de la emulación de juegos en otros sistemas. En estos círculos siempre hay demanda para toda clase de catálogos de juego y Xbox se presenta como una gran oportunidad para ellos.

Expertos, por otro lado, consideran que la información filtrada podría no tener demasiado valor. Al tener información de que círculos de emuladores y modders tienen a su disposición una versión más avanzada de este código.

Aaron Greenberg confirma que la Xbox Series X garantizará los 60 FPS

En términos reales, esta salida no representa una pérdida en lo más mínimo para Microsoft, al no ser información sensible sino parte de una data obsoleta de hace casi dos décadas.

Sin embargo, es muy probable que busquen cerrar a toda costa la fuga que causó la filtración de información, dado que de no atenderlo, podría salir algo un tanto más sensible.

Solo un modder muy hábil podría sacarle provecho a esta filtración y poder emular algún juego de este código, pero tampoco es una de las consolas más demandadas en la actualidad.

Esta situación solo expone a la Xbox clásica como un documento histórico, que probablemente vea su librería de juegos restaurada de alguna manera en las nuevas ediciones de la consola, como quiera que se llamen en el futuro.