Una nueva marca llega al ya muy apreciado Final Fantasy VII Remake, al alcanzar el logro del juego más vendido del mes de abril.

Según reporta el periodista Mat Piscatella, FFVII tomó por asalto el primer lugar del ranking de ventas de videojuegos del pasado mes en Estados Unidos. Dejando en el camino al sólido éxito de Call of Duty: Modern Warfare y al fenómeno de la cuarentena, Animal Crossing: New Horizons.

Este último estuvo en el puesto de honor en Marzo, cuando los aficionados descubrieron las maravillas de ordenar y darle personalidad a su isla en el título de Nintendo Switch. Además, es una demostración de como diferentes bases de jugadores afectan a mercado.

Tanto Final Fantasy VII como Animal Crossing están anclados únicamente a dos consolas, PS4 y Switch respectivamente, por lo que su éxito habita en la base de jugadores dispuesta en ambos sistemas.

The Coma 2: Vicious Sisters llega a PlayStation 4 en mayo

Esto también representa un éxito meramente temporal, apuntalado por la contingencia global de la cuarentena y la anticipación que estos títulos generaron en sus aficiones. Muy probablemente, muchos jugadores disfrutaron y juegan activamente estos dos títulos.

Esto deja la situación en una carrera de dos caballos adelante y un tercero, Call of Duty, esperando algún despiste, mientras sigue desarrollando contenido de manera independiente.

Warzone sigue generando un poderoso arraigo, sobre todo en el mundo del streaming, viendo pausado su crecimiento por el estreno de la beta de Valorant y recuperándose rápidamente una vez pasó el impacto inicial (y cuando se acabaron los regalos de Twitch).

Pero es un éxito inobjetable que dos juegos que no están ceñidos al modelo de live service sino que vienen sustentados en una experiencia emocional de cumplimiento de objetivos (Animal Crossing) y redefinición de nostalgia (FFVII) sean los éxitos más notables del momento.

¿Durará? Probablemente no, pero el gaming a veces es de momentos importantes y no de quien hace más dinero.