Ken Nightingall, mítico sonidista de la franquicia ‘Star Wars’, falleció esta semana a sus 92 años de edad, dejando un vacío en los corazones de sus familiares, amigos y compañeros de trabajo en esta icónica saga. Si no te suena de nada, hablamos del meme de “Pink Shorts Boom Guy”, quien en el rodaje de ‘Star Wars Episode IV’ generó una ola de cosplays entre los fanáticos, convirtiéndose en toda una leyenda del Internet.

Hablamos del momento más cómico de su carrera, en un intento por combatir el calor de Túnez en 1997 durante el rodaje de ‘Star Wars: A New Hope’, donde le vimos utilizando solamente unos shorts rosa, calcetines negros y botas marrones. Esto y como cosa rara, se esparció más rápido que el odio por todo Internet, haciendo que muchos le conocieran como “Pink Shorts Boom Guy” y generando una ola de cosplays en múltiples convenciones.

May the 4 Be With You: ¿Qué tanto se inspiró George Lucas en la cultura asiática?

Pero eso no es todo lo que lo convirtió en una leyenda de la industria, ya que su historial cuenta con trabajos en películas icónicas del cine, tales como ‘For Your Eyes Only’ y ‘A View to Kill’ de la saga ‘James Bond‘. Sin olvidar sus múltiples trabajos a lo largo de ‘Star Wars’, además de guiar a la siguiente generación de técnicos del sonido, tales como el ganador del Óscar a Mejor Mezcla, Chris Munro, quien transmitió sus condolencias a sus familiares y amigos.

Conocí a Ken cuando ingresé a la industria hace más de 50 años, apoyándome inmensamente mientras tallaba mi carrera inicial como un joven mezclador de sonido. “Leyenda” es la palabra que se me viene a la mente para describirlo. Nuestra comunidad cinematográfica lo extrañará tristemente, pero tuvo una vida y una carrera digna de celebración. Nuestros pensamientos están con su familia en este triste momento.

Se trata de una noticia que se dio a conocer gracias a la Association of Motion Picture Sound (vía Deadline), quienes confirmaron su muerte esta semana, develando que Nightingall falleció por causas naturales a sus 92 años, en su casa en Reino Unido el pasado martes 19 de mayo. Es así como deja su presencia en este mundo y a su esposa Rose, su hija Toni e hijo Terence Nightingall (Operador de Cámara en ‘NCIS: Los Ángeles’), quienes en este momento reciben condolencias de todos los fanáticos y creativos de la industria cinematográfica.