Recientes declaraciones de David Braben (CEO de Elite Dangerous Frontier Developments) revelan que los inversionistas del mundo ven a los videojuegos como un “refugio seguro”, tras el impacto de la pandemia en la economía mundial. Pero eso no es todo lo que impulsaría el coronavirus, ya que la desaparición de los juegos físicos se daría antes de lo esperado y le quedan alrededor de un par de años hasta que la distribución digital domine por completo la industria.

Así lo aseguró David Braben (Fundador y CEO de Frontier Developments), en una reciente charla con el medio GameIndustry, donde se revela que la pandemia del COVID-19 aceleró un cambio en la industria a la distribución digital. Por lo que en los próximos años, comenzaríamos a notar la desaparición de los juegos físicos y un exponencial crecimiento en bibliotecas como Steam, Origin, GOG, uPlay, Battle.Net y Epic Games Store.

Eso es algo bueno y probablemente pasen dos o tres años más u menos antes de que los juegos físicos desaparezcan, aunque la pandemia pudo acelerar un poco ese tiempo.

Muchos de los datos gráficos demuestran cómo las ventas digitales de PlayStation y Xbox aumentaron dramáticamente desde el comienzo de la pandemia, así como la suscripción de sus múltiples servicios. Mientras que las cifras de NPD y GFK muestran un irónico aumento en las distribuciones de dichas consolas, así como el registro de un exponencial crecimiento de ventas físicas a principios del brote del coronavirus.

Esto debido a que muchos fanáticos corrieron a comprar consolas con el comienzo del confinamiento, al mismo tiempo que adquirieron múltiples juegos tanto físicos como digitales. Algo similar a lo que compartió Strass Zelnick (CEO de Take-Two Interactive), quien en pláticas con GameIndustry apoyó el posible cambio hacia la distribución digital del mercado de videojuegos.

Somos muy afortunados de pertenecer a una industria grandiosa, desde un punto de vista financiero, la cosa va realmente bien. Las ventas aumentaron y la cantidad de jugadores en nuestros títulos también aumentó considerablemente, así que hay un lado realmente positivo en todo esto–dijo Braben a GameIndustry.

Claramente es algo que no vemos en la industria cinematográfica, ya que muchas compañías requieren de rodajes extensos, costosos y con mucho personal, algo que claramente no se puede hacer durante la pandemia. Mientras que los desarrolladores de videojuegos pueden trabajar remotamente desde sus hogares, algo que también sucede con la industria del anime, manga y por supuesto la animación.