Ampliamente considerada como una de las mejores series animadas de su catálogo, la serie de Castlevania podría no haberse estrenado en Netflix.

Esto fue develado por el productor ejecutivo Kevin Kolde, quien explicó que Netflix estaba muy cohibida a aprobar el primer guion de la serie, dado su alto contenido de violencia explicita.

La primera edición de la historia de Warren Ellis del legendario universo olvidado por Konami, existían escenas mucho más explícitas que las mostradas en el producto final. Kolde explica que Netflix dudaba si presentarla.

El enfoque en aquel momento del servicio de streaming era el de minimizar la controversia causada por series como 13 Reasons Why, por lo que una producción llena de mutilaciones no era lo más viable.

Por ende, Kolde y su equipo estaban considerando estrenar la producción de manera independiente como una película animada. Pero este one shot no iba a ser suficiente para narrar la historia.

Netflix anuncia el estreno de su nueva serie terror, JU-ON: Origins

En consecuencia, los creativos y Netflix pudieron hacer un acuerdo y atenuar la violencia de Castlevania, al punto de dejarla en un producto final que terminó complaciendo a miles de espectadores.

El resto es historia. Con tres temporadas y una cuarta garantizada, la épica de los cazadores de vampiros y sus formidables enemigos se mantiene en las listas de favoritos de muchos aficionados, incluso quienes nunca han jugado un Castlevania.

También se demuestra que cuando una historia es popular, exitosa y bien recibida, no necesita aficionados pidiendo a gritos por una “versión del director” para hacerlos sentir más contentos.

Solo resta ver que se realizará en el futuro con esta franquicia, que tras el éxito de la serie continúa sin ser capitalizado por los videojuegos. Konami sigue sin aplicarse para resucitar su marca más popular en el momento en que más y más juegos se estrenan con el título de “remake”.