El octavo episodio de ‘Kaguya-sama Love is War’ nos mostró la nueva dinámica del consejo estudiantil, ahora que la auditora financiera, Miko Iino, es parte del cast principal de la serie.

Con Chika como la heroína ante los ojos de Iino y todos los demás mostrando sus peores facetas, el consejo tiene un nuevo y divertido aire que ayudará a los protagonistas a acercarse cada vez más.

Miko Iino quiere suprimir

Con los malentendidos de la semana pasada, Miko exige al consejo estudiantil que dé un buen ejemplo a los estudiantes, pero la filosofía de la secretaría Fujiwara sobre los regaños y las reglas cambiará la perspectiva de la auditoría financiera rápidamente.

Probando lo que significa romper las reglas, Chika, Kaguya e Iino deciden tomarse fotos y subirlas a las redes, mientras que Yuu y Miyuki juegan videojuegos en el televisor de la sala del consejo estudiantil.

Gracias a pasar un gran momento con sus amigas, Miko comprende lo valioso de romper algunas reglas, mientras que Kaguya le da otra definición a una “cara linda” tomando fotos con caras divertidas a Yuu y al presidente en contra de su voluntad.

Kaguya no tiene miedo

Dejando atrás el salón del consejo, Kaguya y Miyuki se encuentran inspeccionando un almacén deportivo de la escuela, cuando la puerta se cierra inesperadamente y quedan atrapados en lo que ambos piensan es el plan del otro para hacer una jugada romántica.

Guiados por los nervios de qué hará el otro, Kaguya acaba cayendo sobre una colchoneta con el presidente sobre ella y aunque ambos se dejan llevar para tener su primer beso, Miko Iino entra, previniendo que los protagonistas lleguen a primera base.

Kaguya quiere ser examinada

Con toda la conmoción de casi tener su primer beso, Kaguya se desmaya al día siguiente cuando el presidente se acerca a ella de imprevisto y el episodio se torna rápidamente en un drama.

Con un flashback de los problemas del corazón que sufrió la mamá de Shinomiya y una salida en ambulancia al hospital, todo fue preparado para dar a entender de qué a partir de aquí la historia cambiaría de tono por completo.

Sin embargo, una vez llegamos al hospital, Kaguya es diagnosticada con mal de amores, la razón por la que se desmaya es el profundo amor que tiene por Miyuki, que ha trascendido a un nivel que le afecta al punto de desmayarse.

Con Akasaka sin poder tolerar la vergüenza de ir al hospital por algo así y con Kaguya en negación y buscando alguna excusa médica que tenga que ver con su corazón, culmina el episodio número 8 de ‘Kaguya-sama Love is War’.

Ideas finales

Aunque el capítulo fue brillante, desde las nuevas interacciones en el consejo estudiantil hasta la guerra para declararse, que ya se ha convertido en quien es más osado en demostrar su amor, lo que viene de ahora en adelante es de los mejores momentos del manga.

Ahora que Kaguya tiene estas reacciones al estar cerca de Miyuki, deberá encontrar una forma de hacerse inmune sin perder el amor que siente por el presidente, algo que tanto ella, como Hayasaka, tendrán que esforzarse por conseguir.

¿Qué te parió el octavo capítulo de ‘Kaguya-sama Love is War’? Cuéntanos en los comentarios y no olvides ver sus próximos episodios que se transmiten todos los sábados en Japón.

Escribir un comentario