Hace unos días les comentamos sobre Epic Games y su intento de transformar su aplicación de Fortnite en una tienda de juegos móviles. Es una idea que Tim Sweeney, CEO de la compañía, ya ha confirmado y ya se hablaba de la posibilidad de que sus planes solo pudieran darse en Android a pesar de que la tienda se anunció para iOS también.

La limitación con Apple es que esta no permite una tienda distinta a la suya en sus dispositivos, un problema que al parecer le ha tocado padecer a Facebook antes que a Epic Games. De acuerdo a fuentes cercanas a Facebook (Vía New York Times). Apple ha rechazado decenas de solicitudes por parte de Facebook en las que pide publicar su Facebook Gaming App en la tienda de Apple.

Repetidos intentos

Apple habría estado negando el lanzamiento de la app desde hace meses mientras Facebook ha intentado modificarla varias veces para ajustarse a las reglas de la otra compañía. Sin embargo, la tienen difícil por no decir imposible ya que la Facebook Gaming App te permite ver a streamers, chatear con amigos y jugar títulos móviles con microtransacciones.

Ubisoft demanda a Google y Apple por un clon móvil de Rainbow Six: Siege

Es esto último el problema ya que entonces la aplicación tendría una fracción de una tienda interna con juegos gratis y microtransacciones. Apple no ha dado brazo a torcer por lo que parece que Facebook seguirá intentando cambiar la posición de los iconos, modificar los colores y la interfaz para que parezca menos tienda. Pero el problema es que sigue siendo una tienda que vende productos digitales para los juegos y Apple no lo permite.

A todas estas, la Unión Europea abrió una investigación contra Apple para determinar si las prácticas de su tienda no están violando las leyes del libre comercio y competitividad. Apple es la única tienda de apps móviles con esta regla, ya que la de Android contiene la Amazon Store y la misma Facebook Gaming App por lo que está sola en su cruzada de no permitir otras tiendas internas.

Queda claro que Epic Games intentará lo mismo pronto y puede que los repetidos intentos de las otras grandes corporaciones terminan generando el suficiente alboroto como para que las diferentes autoridades volteen a ver lo que sucede y aclaren el asunto.