Las victimas de abuso continúan creando olas, al tomar la decisión de no callarse nada en muchos espacios y Twitch es uno de ellos.

La plataforma de streaming más importante del gaming ha estado en el centro de una serie de escándalos, donde streamers han sido acusados de abuso y acoso, según reportes de The New York Times. Muchas de estas acusaciones fueron confirmadas por la compañía.

En un comunicado oficial de Emmet Shear, CEO de Twitch, se mostró una docena de denuncias que fueron tomadas en consideración directa de la compañía. Aunque su respuesta extendida fue bastante vacía, hay movimientos dentro de Twitch.

Una segunda oleada expuso a más personalidades de relieve en la plataforma, así como en otros ambientes de la industria, llevando a la publicación de un nuevo comunicado. Con un plan de acción específico, pero no demasiado.

Aunque sentencian que Twitch implementará suspensiones permanentes a quienes sean responsables de estos actos, afirman estar investigando caso por caso. Cada situación es estudiada a fondo en un orden de gravedad que no han divulgado al público.

Sin embargo, no podía ser un comunicado oficial sin estar marinado de excusas que nublen el asunto. En este caso, afirman que por el hecho de que estos abusos ocurrieron “fuera de Twitch”, se tomarán más tiempo en tomar medidas pertinentes.

Agradeciendo a las personas que han presentado denuncias, afirman que su valentía los harán mejores y permitirán a la plataforma crecer.

Desconocemos la extensión de la investigación que está conduciendo Twitch, pero las palabras de Devin Nash sobre la falta de seguridad de Shear salen a flote. Es una situación que demanda una respuesta más activa de su parte.

Estamos hablando de una situación donde miembros destacados del mundo del gaming están siendo denunciados por abuso sexual, acoso y delitos derivados, pero sus plataformas siguen habilitadas