Desde hace tiempo, y más con la llegada del Internet a nuestra vidas, las influencias asiáticas son cada vez más notorias en nuestras vidas. En otras palabras, Occidente tiene rato cosechando un extraño romance con las culturas orientales, en especial con la japonesa.

Pero, ¿qué tal si les decimos que este romance no es unilateral? ¿Qué tal si les decimos que Japón está tan enamorado de nosotros como nosotros de él? O, bueno, al menos les gustamos.

Para comprobar nuestra teoría y reavivar las llamas de un romance. El cual está apunto de convertirse en una relación tóxica, aquí les traemos una lista con cinco mangas en los que Japón volteó la mirada hacia nosotros y nos mostró cómo nos ven:

5. Star Wars Manga: A New Hope (1998). Hisao Tamaki

Aunque las dos primeras trilogías tienen sus correspondientes adaptaciones al manga, el trabajo de Tamaki resalta sobre los demás. A tan solo un su año de publicación, en 1999 esta obra obtuvo se llevó el Premio Eisner a la Mejor Edición de Material Extranjero.

La versión de A New Hope de Tamaki rescata todos los grandes momentos de la película con tan solo unos minúsculos cambios. Durante su primer año de lanzamiento, entre los meses de julio y diciembre, aparecieron en las librerías de todo el mundo los 4 tomos que componen esta primera incursión en la saga por parte de la industria japonesa.

Esta obra posee un estilo de manga clásico, deudor de Rumiko Takahashi o Katsuhiro Ōtomo, pero con fuertes elementos occidentales. Este curioso contraste nos revela una de las tantas formas en las que Japón intenta asimilar parte de nuestra cultura. Lo hace respetando nuestra idiosincracia, pero añadiendo su toque distintivo y mágico.

4. Green Blood (2011). Masasumi Kakizaki

A principios del 2011 Young Magazine de Kodansha nos mostró el nacimiento del sueño americano de este talentoso mangaka. Green Blood de Masasumi Kakizaki finalizó en 2013 con un total de 5 volúmenes recopilatorios.

Kakizaki nos coloca justo después de la Guerra Civil norteamericana. En ese entonces todos esperaban que la paz por fin llegará a las tierras del Tío San. Sin embargo, nada estuvo más lejos de la verdad. En el Estados Unidos de Green Blood y Kakizaki nos encontramos un lugar hostil, donde los ilusionados inmigrantes tienen que lidiar con la delincuencia, los gansters, la pobreza y la esclavitud.

Sin tener que valerse de una ritmo frenético, Green Blood nos recrea una de las etapas más violentas de la historia de Estados Unidos, el gran rey de Occidente. Por si fuera poco, la obra tiene un estilo fantástico. Kakizaki dejó que los detalles contaran su historia, haciendo que su obra rebosará de realismo y vida.

3. Innocent (2013). Shinichi Sakamoto

Sakamoto publicó su manga Innocente desde enero de 2013 hasta abril de 2015 en la revista Weekly Young Jump de la editorial Shueisha. Este manga seinen le sigue los pasos a la familia Sanson, una familia de verdugos en Francia antes de la Revolución Francesa desde la frágil mirada de dos de sus integrantes, los hermanos Charles-Henri Sanson y Marie-Joseph Sanson. ¿Querían algo más Occidental que esto?

Con este manga Sakamoto nos presenta, de primera mano, la tragedia del convicto. En Innocent vemos, quizás con demasiado detalle, el sufrimiento psicológico del protagonista que contrastan con escenas sórdidas de sufrimiento físico de los condenados a muerte.

De cierta manera, el autor parece recrear la crueldad de la que fue capaz la humanidad, por este lado del mundo, en ese momento particular de la historia. Este manga es perfecto para que recuerdes tus clases de historia universal y entiendas el porqué la Revolución Francesa tuvo lugar.

2. Hellsing (1997) Kouta Hirano

Siguiendo a Charles Dickens en Historia de dos ciudades, vamos de Francia a Londres. Hellsing es un clásico entre los clásicos. En est oportunidad Hirano nos narra los esfuerzos de la misteriosa y secreta ‘Organización Hellsing’ mientras combate vampiros, demonios y otros enemigos sobrenaturales que amenazan el futuro de Inglaterra.

Aunque sus fans se quejaron por su abrupto final, nadie puede decir que este manga no carezca de razones para estar en cualquier estantería. Ya solo por el genial desarrollo de Alucard, su carisma invade toda la saga y nos deja con la boca abierta.

Hellsing rompe todos los moldes.Porque, sin pretensiones nos muestra un shonen sin todas las partes aburridas y tan solo nos deja la crema. Hellsing usa Inglaterra y sus paisajes goticos para resaltar el lado oscuro de nuestra brillante modernidad.

1 . Vinland Saga (2005) Makoto Yukimura

En su manga del 2005 Yukimura nos lleva a Inglaterra en 1013 DC. En ese momento, Inglaterra ha sido conquistada principalmente por el rey danés Sweyn Forkbeard.

Con Vinland Saga vemos una reescritura de parte de nuestra historia. Para la creación de este manga se nota que Yukimura extrae elementos de relatos históricos de la época, como The Flateyjarbók , The Saga of the Greenlanders y The Saga of Eric the Red.

El gran trabajo de este genio y fanático de historia nórdica ha sido recompensado en Japón con más de 5 millones de copias vendidas desde el 2008. Además de esto, el manga de Vinland Saga fue nominado para el premio Manga Taisho 2008. El año siguiente, en 2009, recibió el Gran Premio en la división de manga de los premios Japan Media Arts. Este manga deja a flor de piel la gran admiración que sienten nuestros hermanos nipones ante una de nuestras grandes culturas fundadoras, los vikingos.

Aunque es fácil enamorarse de ellos, este manga no deja de representar una carta de amor abierta de Japón para con nosotros.

Bonus Track

Blue Exorcist. (2009). Kazue Katō

Este manga se publicó por primera vez gracias a la revista Jump Square de la editorial Shueisha. En el manga de Blue Exorcist Kato nos cuenta la historia del joven exorcista Rin Okamura, un adolescente que descubre que él y su hermano gemelo Yukio son, técnicamente, el anticristo.

Al mismo tiempo que descubre esto, Rin también descubre que él es el heredero de los poderes de Satán. Cuando Satanás mata a su tutor, Rin se inscribe en la Academia True Cross para convertirse en un exorcista para derrotar a su padre.

Aunque es un tópico recurrente en la industria del anime, siempre es interesante ver como Japón toma algo tan Occidental como el Cristianismo y la da su toque particular. En este manga Satán no es, como sabemos todos por este lado del mundo, la encarnación de todo mal. Por el contrario, solo es un espíritu más de la naturaleza un tanto incomprendido. Al igual que muchos otros demonios. Lo cual es muy shintoísta de su parte.

Blue Exorcist, al igual que el resto de los integrantes de esta lista, son una perfecta oportunidad para leer nuestra vasta y rica cultura Occidental desde el punto de vista del japonés.

¿Has leído alguno de estos títulos? ¿Cuál otro agregarías a la lista? Cuéntanos en los comentarios.