La industria de los videojuegos existe desde los 70, antes de esa década ya teníamos varios antecedentes pero la industria llegó con Nolan Bushnel, y casi se va con él. Todos recuerdan los primeros años de los 80 como el momento en que el videojuego casi desaparece, el llamado “crash” del videojuego casi nos deja sin entrenamiento, pero por suerte llegó Nintendo. Rara vez se habla de este proceso de reconstrucción, así que nos centraremos en ello.

Les aseguramos que acabar con el “crash” no fue nada fácil, Nintendo era una compañía que apenas estaba comenzando a distribuir videojuegos, antes de los 80 se dedicaban a crear juguetes y electrodomésticos. Sus inicios fueron los que terminaron guiando el camino ya que Gunpei Yokoi, un ingeniero que Hiroshi Yamauchi contrató para producir juguetes, terminó siendo tan clave como el mismo Shigeru Miyamoto.

Y es que el fallecido Yokoi fue quien diseño la Game Boy original, el Game Watch y quien aportó ideas para Donkey Kong y Super Mario Bros, pero hoy hay que hablar de la que probablemente sea su aporte más importante: R.O.B, mejor conocido como Robotic Operating Buddy.

El caballo robótico

Nuestro pequeño amigo que ahora seguramente será más conocido por su molesto moveset en Super Smash Bros. fue una verdadera revolución en su momento, no una exitosa en sí misma, pero dio pie al éxito posterior de la NES en América, por lo que R.O.B es considerado un caballo de Troya, quizá de los más importantes en la industria.

A estas alturas sabrán que, según el mito, los griegos fingieron su rendición ante los troyanos y les regalaron un caballo de madera enorme como signo de buena fe. Los troyanos aceptaron el regalo y celebraron toda la noche, esto derivó en su perdición ya que los griegos se habían escondido dentro del caballo. Salieron en el momento justo y conquistaron la ciudad ante unos descuidados troyanos.

Ahora el término se usa, en ámbitos de marketing, para referirse a situaciones parecidas, aunque menos violentas, claro. Y así se vendía este caballito en la TV americana en 1985.

En la compañía fundada por Bushnel, que para entonces ya había sido despedido por su propia junta, se durmieron en los laureles por lo que terminaron aportando muy poco a la industria. La Atari 2600 solo ofrecía shovelware, juegos de baja calidad pero en grandes cantidades, los usuarios perdieron el interés por lo que se volvió muy difícil vender juegos, y ni se diga una consola dedicada solo a eso.

Primer intento

Nintendo propuso una nueva consola llamada Advanced Video System, la Famicom ya existía en Japón pero en América querían usar otro nombre, cualquiera que no mencionara la palabra juego. En esta consola podemos ver un antecedente de la NES y de Duckhunt y su irritante mascota. A pesar de que en esa Winter Consumer Electronic Show del 85 se vio interés por parte de muchas personas, Nintendo reportó que no recibió ni una sola orden de compra.

La Advance Video System quería parecer más una PC que una consola.

Tuvieron que volver a ponerse manos a la obra y así nació R.O.B de mano de Gunpei Yokoi. La presentación de la Advanced Video System fue en enero del 85 y Yokoi ya tenía una idea para R.O.B un mes después, por lo que el robot se lanzó en julio de ese año en Japón y en octubre del mismo año en América.

No en toda, eso sí, el plan de Nintendo era atraer al consumidor que había dejado de confiar en Atari y que se interesara en otra consola. Como nadie quería invertir en juegos, Nintendo tuvo que engañar a todos con humo y espejos para que compraran otra vez una consola sin darse cuenta, el humo y espejos fueron R.O.B. sus accesorios y sus dos juegos exclusivos.

Imagen cortesía The Gaming Historian.

Sistema de entretenimiento

La Nintendo Entertainment System se lanzó solo en Nueva York con R.O.B un 18 de octubre de 1985 a un precio de US$ 159.95, más o menos unos 300 dólares hoy día. La consola llegó con R.O.B varios accesorios para sus brazos, un stand para el control de R.O.B, dos controles, la pistola zap y los dos juegos de R.O.B: Stack Up y Gyromite.

Nintendo no consentirá el lanzamiento del port de Super Mario 64 en PC

La idea era que jugaras con el robot, luego de una gran fase de preparación, cuatro baterías AA y una batería D, finalmente podía iniciar cualquiera de estos títulos y “jugar” con R.O.B. Lamentablemente el robot era lento para moverse, había que jugar en cooperativo con él usando ciertos comandos a través de nuestro control.

R.O.B funcionaba “bien” con tubos de rayos catódicos de las TVs del momento, a través de sus ojos con sensores podía detectar ciertos patrones de luz y encenderse. El problema era que sus movimientos eran lentos. Howard Phillips, jefe de marketing de Nintendo of America en aquel instante, comentó que verlo moverse era como “ver crecer la hierba”.

R.O.B y sus accesorios. Imagen cortesía The Gaming Historian.

En Gyromite, por ejemplo, jugábamos como un doctor que necesita cruzar un escenario de dos dimensiones. Algunas tuberías se atravesaban en el camino por lo que podíamos controlar a R.O.B con nuestro control para que el, lentamente, usara sus accesorios y brazos para presionar el segundo control. Luego de un rato podías superar un nivel, y la experiencia era mucho mejor si directamente jugabas con otra persona o presionabas tú los botones del segundo control.

Solo dos de los 17 juegos eran compatibles con R.O.B.

Muchos se dieron cuenta rápidamente que, “el único robot interactivo del mundo” estaba bien, pero solo para verte jugar o para adornar tu habitación, no tanto para jugar. Ahora bien, ¿qué hicieron todos estos compradores engañados con ese aparato luego? pues jugar todo lo que ofrecía la NES entonces, R.O.B era solo una entrada, luego venía Donkey Kong, Popeye, Duck Hunt, Tennis, Super Mario Bros. y muchos más.

La opinión de los niños

En líneas generales las reviews para la NES con solo R.O.B no fueron de lo más alentadoras, la crítica veía al pequeño robot como un accesorio bonito y cool pero complicado y lento. Por otro lado, las críticas de usuarios fueron muy distintas, en enero del 1986, Nintendo publicó esta encuesta hecha a los compradores neoyorkinos.

La razón más importante para la mayoría de compradores fue que su niño pidió la consola con R.O.B. De esta manera, el pequeño robot había logrado entrar mediante el hype de la robótica en los años 80 en la mente de los niños, la decepción con un robot lento vino después, pero la consola ya estaba en sus casas y la decepción era llevadera con los gráficos de punta que tenía la NES en el momento, la primera consola en llevar la experiencia de los arcades a la sala de tu casa.

R.O.B revivió la industria, fue un caballo de Troya perfecto, entró a las casas fingiendo ser algo, y se quedó porque venía con una de las mejores consolas de la historia, solo que aquel momento nadie lo sabía. La misma Nintendo reconoció al robot en su revista oficial con esta imagen.

Hoy día R.O.B es solo un juguete, quizá lo que muchos creyeron que era al principio. La figura del robot se vende de varias maneras en las tiendas oficiales de Nintendo, su diseño inspirado en E.T y R2-D2 ahora es un realmente una pieza de colección para los que conocen su historia.

En cuanto a juegos, lo tenemos en el roster de Smash, no es tampoco el más popular allí pero es el típico personaje usado por trolls, un personaje que todo juego de pelea necesita. Además no descartamos que eventualmente tenga su propio juego, después de todo, a Nintendo le gusta revivir las ideas fallidas como sucedió con la Game & Watch y la Nintendo DS.

Tu amiibo favorito a partir de ahora.

La historia de Nintendo tiene muchos altibajos, R.O.B fue uno de esos fracasos que salieron bien, uno que agradecemos ya que su sencillo diseño fue lo que revivió la industria en occidente, de no ser por el Robotic Operative Buddy quizá no estaríamos contando esto, así que ahí va una por R.O.B y su silencioso éxito.