Capcom se ha convertido en unas líderes del desarrollo de videojuegos, la compañía que comenzó diseñando juegos para arcade y no se volvió mundialmente conocida hasta el lanzamiento de Street Fitghter II en 1991, ocho años después de que lanzaran su primer juego, Vulgus. Desde entonces Capsule Computers no ha hecho más que crecer, ha tenido altibajos, pero hoy hablaremos de cómo esta surfeando la cresta de la ola.

Y es que puede que sea el mejor momento para Capcom desde aquellos lejanos noventa cuando Street Fighter adquirió mucha popularidad en salas recreativas y cuando la saga Resident Evil debutara en la PlayStation One. Capcom se apoyaría en estas dos franquicias para lanzar muchas más y publicar otras tantas para terceros, sin embargo, solo diez años después del primer Resident Evil, la saga estaba “quemada” y Capcom necesitaba renovarse.

La segunda entrega de SF es la más conocida y reeditada de todas.

La década más fructífera

Entre 1996 y 2006, Capcom había lanzado 5 entregas principales de la saga y varios spin off que, aunque divertidos, no daban la talla. El nivel de calidad del primer RE fue muy alto, lanzándonos al mundo del survival horror de un mundo a otro y en 3D. Para cuando Resident Evil 4 se estrenó en Game Cube, la fórmula mostró signos de agotamiento y comenzó la caída.

En ese camino Street Fighter seguía consolidándose con varias entregas spin off y mejoras de Street Fighter III, además había nacido una nueva saga de pelea, Marvel Vs. Capcom, que también fue aclamada por la crítica y bienvenida en todas las consolas y las recreativas del mundo. Los finales de los 90 y la primera parte de los 2000 fueron de oro para Capcom que toco lo que tocaba lo volvía oro.

Resident Evil 2 ha sido un éxito en dos ocasiones.

En ese mismo período Mega Man se volvió un título increíblemente popular en Japón y Mega Man X y ZX daban sus primeros pasos. Devil May Cry nacía en 2001 y Monster Hunter se estrenaba en Japón en 2004- Todo iba bien para Capcom que, a pesar de invertir en demasiados juegos pequeños y desconocidos, iba a llevado en volandas por las grandes franquicias.

Irónicamente, quizá estos proyectos alternos fueron los que llevaron a Capcom a perder por un tiempo. Desde el 2006 hasta el 2016 Capcom perdió completamente el favor de la crítica, algunos juegos acompañaban en ventas, pero lo cierto es que Capcom se había quedado atrás respecto a Bandai Namco, Platinum Games y los estudios internos de Sony y Nintendo.

Despidiendo al talento

En este período casi todas sus franquicias tuvieron una mala entrega que pasó demasiado tiempo en desarrollo y que, cuando finalmente llegó, era decepcionante. Así fue como Street Fighter, Devil May Cry, Dino Crisis y Resident Evil dejaron de ser un hit asegurado para volverse dudas.

Todo comienza con la fundación de Clover Studio, una empresa secundaria de Capcom liderada por  Shinji Mikami, Atsushi Inaba, y Hideki Kamiya. La idea era que estos tres tuvieran mayor libertad creativa, pero no salió demasiado bien. Clover desarrolló Viewtiful Joe 1 y 2, Okami y God Hand antes de que Capcom cerrara el estudio en 2007, Clover solo estuvo activo por tres años.

Viewtiful Joe mereció más reconocimiento.

La idea de Capcom era “comprar” el estudio de nuevo y hacer como si no hubiese pasado nada. Sin embargo, los tres diseñadores que mencionamos decidieron seguir su propio camino y fundar un tal Platinum Games, uno de los estudios más codiciados por muchas publicadoras y que se rumoreaba que Microsoft iba a comprar.

Mikami, creador de Resident Evil y Dino Crisis; Inaba, productor de muchas series de Capcom y programador en otros tantos y Kamiya, diseñador de Resident Evil 1 y Okami y director de Resident Evil 2 y Okami, eran una parte fundamental del alma de Capcom. De un momento a otros estos dejaron el estudio para trabajar en Platinum en donde no les ha ido demasiado mal. Aunque hay que aclarar que ahora Mikami tiene su propio estudio con el que lanzará Ghostwire: Tokyo.

La perspectiva por encima del hombro llegó para quedarse.

El último aporte de Mikami fue llevar la saga Resident Evil a un enfoque con más acción y la cámara por encima del hombro, una perspectiva que ahora usan casi todos los shooters en tercera persona. Así que Capcom decidió calcar este trabajo durante la siguiente década intentando retomar sensaciones y seguir la estela de éxito.

Un mal viaje

Devil May Cry 4 se lanzaría en 2008 con un repudio casi exagerado por que Dante no era el personaje jugable principal (aunque luego podías jugar como él), Resident Evil 5 se estrenó en 2009 y por mucho tiempo fue el juego más vendido de la saga, pero fue apaleado por fans y críticos ya que el juego abandonaba el horror de manera definitiva por centrarse en la acción desenfrenada y divertida.

Street Figthter IV en 2008 fue más que decente pero Soul Calibur, Tekken y Mortal Kombat habían ganado demasiado terreno, Mega Man brillaba por su ausencia mientras entrábamos a la década del 2010 y se limitaba a estrenarse en consolas portátiles y móviles durante una época donde los juegos móviles eran muy mal vistos. Por su parte Monster Hunter seguía siendo un exitazo, pero solo en Japón y Capcom era reacia a lanzar el título en América hasta la llegada de la 3DS.

Nero recibió más odio del que merecía

Solo unos años después Capcom intentaría pasar el mal trago con DmC: Devil May Cry, un spin off y Resident Evil: Revelations. Representaron una mejora pero no se asemajaban en nada a lo que los fans querían. Pocos meses después llegó Resident Evil 6 y se sintió como si esta fuera la última estaca en el pecho de la serie de zombies que ya ni siquiera eran zombies sino “ganados”.

Y este momento fue clave para la desarrolladora ya que, quizá otro estudio hubiese seguido el instinto de “si sigue vendiendo, no lo cambies”. Ya que estos juegos vendían bien, pero sencillamente algo no se sentía bien, todo parecía preparado para que la siguiente entrega fuera un fracaso, pero Capcom decidió dar un giro especial.

El camino de la nostalgia

Aunque eso sí, el cambio fue de a poco. Inicialmente fueron tambaleando y se lanzó Resident Evil HD Remaster, y solo un mes después Resident Evil Revelations 2 que se vendió de manera episódica. El primero representaba una vuelta a las raíces mientras el segundo representaba lo que venían haciendo, acción. La saga de zombies siempre ha sido un buen termómetro para Capcom, si esta va bien, todo está bien, no por nada es su serie más vendida con 98 millones de copias.

Un remaster perfecto.

La crítica alabó el remaster mientras que dio notas decentes a Revelations 2, pero todos sabían que si ibas a comprar algo de Resident Evil en 2015, era el remaster, no Revelations 2 que estaba llena de micropagos y representaba todo lo que estaba en Capcom. Durante estos años, la empresa había incluso perdido el favor de los fans, en los foros podían leerse los sobrenombres “crapcom” (mierdacom) debido a malas prácticas financieras.

Un ejemplo de malas prácticas eran los DLCs, en aquella época se descubrió que la desarrolladora ocultaba los DLCs dentro del disco de sus juegos, por lo que comprarlos solo representaba desbloquear un contenido que ya habíamos comprado con el disco. Capcom recibió numerosas críticas al respecto, pero nunca se disculpó, aunque declaró que prefería hacerlo de esa manera por comodidad para todos. Títulos como Street Fighter X Tekken y Marvel Vs Capcom aplicaban estos micropagos por lo que sus ventas fueron reducidas por la mala publicidad.

Vuelta a la grandeza

En cualquier caso, el camino de la nostalgia los guió a ser queridos de nuevo. Llevaban varios años prometiendo volver a sus raíces, pero nunca lo hacían, tuvieron que hacerlo literalmente con un remaster de su primer Resident Evil para poder enderezar el árbol. A partir de allí todo fue como la seda, la única excepción fue Street Fighter V, se lanzó en 2016 sin casi contenido pero ya se ha arreglado todo con DLCs y hoy es el mejor momento para comprarlo con todo lo que han agregado.

Desde 2016 hasta ahora Capcom ha lanzado: Resident Evil Zero Remaster, Resident Evil 7, Resident Evil 2 Remake, Resident Evil 3: Remake, Monster Hunter Generations, Monster Hunter: World, Devil May Cry V, Mega Man 11 y Mega Man Zero ZX Legacy Collection, entre otros. Los “peores” juegos de esta lista siguen siendo de lo mejor del año y representan retornos genuinos a los elementos que muchos fans querían.

Además Resident Evil 7 está a solo 100.000 copias de superar a Resident Evil 5, el juego más vendido de la saga y solo con survival horror y atmósfera de cuento de terror norteamericano. Por su parte, Monster Hunter: World es el juego más vendido de la historia de la compañía por lo que eso de llevarlo a América y Europa resultó ser una gran idea.

Ahora queda ver qué hará Capcom a partir de ahora, hace nada revelaron Resident Evil VIII: Village y se rumorea un remake de Resident Evil 4, así que la estrategia de entrega clásica junto a una nueva parece seguir siendo la estrategia. Es un momento clave para la desarrolladora que ya se durmió en los laureles cuando dejó escapar a gente muy talentosa en 2007.

Lo ideal es evitar que esto vuelva a pasar, ya nos hemos acostumbrado al juegazo de Capcom anual y sería una pena que la compañía pierda el rumbo otra vez. Por suerte parece que todo lo que venga será continuista respecto a lo que hemos visto estos últimos cuatro años y eso solo pueden significar buenas noticias.