Hablar del pasado en el mundo de la industria de los videojuegos es hablar de Atari y solo evocar sus icónicas consolas es transportarse a momentos inolvidables de sana diversión que a pesar de los años transcurridos, su recuerdo ha quedado guardado en el preciado cofre de las cosas entrañables que supo envolver en su mundo mágico la ilusión de millones de niños.

Dos emprendedores dan el primer paso

Estando Nolan Bushell en un trabajo de campo en la Universidad en Salt Lake City, vio un videojuego que lo tenían en una de las computadoras de la universidad que se llamaba Spacewar que consistía en dos naves que esquivaban una tercera que les disparaba desde un fondo negro.

La imagen lo cautivó y decidió que el mundo de los videojuegos sería el rumbo que emprendería y en 1971, junto a su gran amigo Ted Dabney fundan la compañía Yzygy y lanzar el videojuego Computer Space en un arcade que funcionaba con monedas y si bien no representó el éxito que esperaban, no amilanó a los jóvenes emprendedores.

Llegado el año 1972 Nolan Bushnell y Ted Dabney fundan otra compañía y le ponen el nombre de Atari Inc., pues tuvieron problemas legales con la anterior y en ese mismo año conocen a Ralph Baer, otro joven emprendedor que había creado la consola Magnabox Odyssey que tenía un único y sencillo juego de ping pong, que también llamó inmediatamente la atención de Nolan Bushnell para su comercialización.

Arcade Pong

Un simple videojuego de ping pong prácticamente desconocido fue para Nolan Bushnell una mina de oro, pues supo calibrar el potencial escondido en el mismo e inmediatamente le propuso un acuerdo económico a Ralph Baer para llevar su juego a las arcade y así llegó el Arcade Pong convirtiéndose en un rotundo éxito pues no había un arcade en un bar que no tuviera un ‘Pong’ en una de sus esquinas.

Fue considerado por muchos el primer videojuego moderno que se comercializó masivamente en distintas máquinas pero esto trajo consigo una batalla legal con Ralph Baer, quien demandó a Atari por plagio, pero el juicio no llegó a su final, pues Bushnell llegó a un acuerdo extrajudicial con Baer por una cantidad que algunos aseguran, fue de un millón de dólares, quedando de esta forma zanjado el asunto.

Si bien en ningún momento Atari dijo que era la creadora del juego, fue su nombre y su arcade la que hicieron viable económicamente el sencillo juego de ping-pong de Baer, logrando llevarlo a la cúspide del éxito que ocupó durante varios años.

El salto de ‘Pong’ a los hogares

Era imposible que un éxito tan rotundo pasara inadvertido en el mercado y teniendo el juego casi un año, Nolan y Ted recibieron la propuesta de dos empresarios ingenieros de llevar a ‘Pong’ a los hogares, lo que fue aceptada por Nolan y Ted emprendiendo con entusiasmo el nuevo proyecto.

Ese mismo año llegó Atari Pong a los hogares convirtiéndose en la primera generación de consolas de Atari.

A pesar de la novedad de la consola Atari Pong, las entradas económicas no eran tan copiosas como las que seguían generando las arcade Pong, sin embargo, la empresa estaba en un magnífico momento que les permitió desarrollar otros proyectos, pero severos problemas entre Nolan Bushnell y Ted Dabney, hicieron que este último vendiera su parte en la compañía, quedando Bushnell como único dueño de Atari Inc.

Una anécdota muy conocida fue que en el año 1975, Nolan Bushnell contrata a dos desconocidos para que se encargaran de programar el juego ‘Breakout’. Se llamaban Steve Jobs y Steve Woziak, quienes concluido su trabajo, se marcharon de Atari y fundaron la Apple Computer. Se dice que Steve Jobs le ofreció a Bushnell el 33% de las acciones de Apple por 50 mil dólares, pero este lo rechazó pues su mente estaba enfocada en otros proyectos.

Navegando a la deriva

Todo parecía indicar que la situación de Atari no andaba muy bien pues eran fuertes los rumores de escandalosas fiestas que daba la compañía y donde, supuestamente, corrían las drogas y el alcohol.

Esta situación llevó a Bushnell a vender Atari a Warner Comunications por 28 millones de dólares pero con la condición de seguir manteniéndose en la empresa como director creativo.

Bajo la dirección de Warner se lanza la Atari 2600, cuya innovación principal era el cambio de juegos mediante cartuchos, siendo sus títulos más emblemáticos ‘Donkey Kong‘ y ‘Spacer Invaders’ entre otros, constituyendo esta consola el máximo éxito de la compañía.

Si bien no fue fácil su posicionamiento en el mercado pues había que darla a conocer al público, esta consola se convirtió para millones de niños, en la primera consola que llegó a sus manos.

En ese tiempo comenzaba el auge de las compañías desarrolladoras y fueron muchos los empleados que comenzaron a abandonar a Atari para fundar sus propias empresas, pero también los empujaba los bajos sueldos que percibían por juegos que eran grandes éxitos entre el público.

La renuncia más emblemática la constituyeron los programadores de Atari quienes fundaron Activision, que se convertiría en una de las compañías más importantes en la industria y la que le haría competencia.

Ya para 1978, Nolan Bushnell tuvo problemas con Warner quien lo consideraba demasiado permisivo con los empleados de Atari por sus métodos de motivación pues les permitía hacer y llegar a la hora que a bien tuvieran, situación que molestaba a Warner y que ocasionó la renuncia de Nolan Bushnell.

A pesar de la desbandada de los empleados pues estaban molestos con las nuevas directrices de Warner, este se arriesga y lanza los videojuegos ‘Pac-Man’ y ‘E.T.’, siendo tanta su confianza en el éxito que esperaba obtener, que mandó a fabricar 12 millones de cartuchos, constituyendo una desastrosa inversión pues los videojuegos tenían defectos insalvables que repercutieron en sus ventas, lo que obligó a deshacerse de los cartuchos y generándose la leyenda que fueron enterrados en un vertedero en Nuevo México.

Las pérdidas de Atari fueron cuantiosas pues se estimaron en 310,5 millones de dólares, pero aún así, Warner seguía apostando al éxito y se preparaba para otra incursión.

El fin de la era dorada

Comenzando el año 1982 y con la compañía al mínimo de su funcionamiento, Warner lanza al mercado la Atari 5200 siendo una novedad por poco tiempo a pesar de sus gráficos mejorados y otras características que no poseían sus competidoras. Sus ventas estuvieron por debajo de lo esperado pues tenía un mando distinto a la Atari original y sus botones de goma fallaban de manera constante, siendo olvidada rápidamente.

Continuaron los intentos

Sin bajar su entusiasmo, la compañía lanza en 1986 la Atari 7800, que llegó con un impresionante catálogo de 49 juegos. La consola fue desarrollada por una empresa externa llamada Pro System, pero un mal estudio del mercado no les previno que ya estaba copado por Nintendo Entertainment System mejor conocida como la NES y cuyos juegos de mejor calidad ya tenían un importante público cautivo, lo que fue determinante para que esta máquina pasara sin pena ni gloria, a pesar que su sistema había tenido un óptima mejora.

En el año 1987 llega la Atari XEGS la cual fue compatible con la computadora de la misma compañía Atari siendo su novedad que traía un comando en forma de pistola, obteniendo un éxito más regular que malo.

En 1989 lanzan la videoconsola portátil Atari Lynx cuya novedad residía en ser la primera con LCD en color, pero su alto costo, la mediocridad de sus juegos y la poca duración de sus baterías no la hicieron competitiva a pesar que superaba en la calidad de sus gráficos al famoso Game Boy de Nintendo y la Game Gear de Sega.

A pesar de este fracaso, intentaron con otro modelo llamado la Atari Lynx II y aunque tenía más autonomía y sonido estéreo, no corrigió los fallos de su antecesora, quedando también en el olvido.

Aparece Atari Jaguar en 1993 y fue considerada la consola más potente de la época ya que trabajaba con 64 bits mientras que las consolas de la competencia funcionaba con 16 bits.

Su gran novedad fue que además de cartuchos utilizaba CDs a través de un anexo periférico que venía de forma adicional. Podía también conectarse con otra consola a través de un cable que pasaba información de un juego a otro pero fue tan poco su éxito que paralizaron su fabricación, llegando a producirse solo 67 unidades, pues las críticas al diseño de mando fueron lapidarias.

Otra consola ocupó su lugar y fue la llamada Atari Cosmos con unos innovadores gráficos holográficos, toda una maravilla para la época, pero se rumoró que un mal plan de negocio con un pésimo estudio de mercado, hizo que su costo fuera excesivo para el público, quedando desechado su lanzamiento.

Comenzando la década de 2000, Warner se desprende de una Atari en estado de coma, cuya patente llegó finalmente a manos de la compañía Infogrames, que decidió aprovechar el buen nombre que Atari tenía en el mercado adoptándolo a nivel de distribución.

Posible retorno de un mito

Hace tres años Atari anunció el lanzamiento de su nueva consola que muchos dicen, es una versión mejorada de su Atari 2600. Después de varios retrasos motivados principalmente a problemas en la producción, hay bastantes posibilidades de que pueda volver a disfrutarse de una de las más icónicas consolas retro de los años 70 y 80, la cual podrá verse en el tráiler que se adjunta.

Los problemas derivados por la pandemia del coronavirus han vuelto a retardar su gloriosa vuelta, la cual promete traer aproximadamente 300 juegos clásicos de la compañía y donde se conjugarán lo mejor de dos mundos, el retro y el actual con los títulos de nueva generación. Esta nueva entrega de Atari VCS tendrá también funciones online a través de un pago mensual que permitirá la descarga de nuevos títulos y jugar en streaming.

Si bien el anuncio de su llegada ha recibido muchas críticas que la acusan de ser “una especie de chasis inspirado en un retro”, su regreso ha creado muchas expectativas y solo el tiempo dirá si es un retorno glorioso o una simple imitación de un mito que ya murió.

 

¿Se pondrá el gigante de pie?

Atari fue un gigante que llegó humildemente al mundo de los videojuegos hace 48 años y fue creciendo a través de productos innovadores en medio de la admiración de sus millones de usuarios, pero cuando no se sabe sostener un gigante este comienza a tambalearse e invariablemente cae, aunque en el caso de Atari, el gigante no está roto, al contrario, se está levantando con mucha calma y trata de ponerse en pie. Pedimos porque una vez se levante, pueda sostenerse firme y vuelva a sentarse en el cómodo sitial de donde nunca debió levantarse.

Escribir un comentario