Ya les hemos contado sobre Nolan Bushnell, el primer empresario de la historia de los videojuegos y probablemente el máximo responsable de que los videojuegos se industrializaran. Ciertamente, su liderazgo terminó llevándonos al crash del videojuego, pero pueden leer más en nuestro artículo dedicado a él.

Ahora mismo nos centraremos en otro pionero de los 70, uno que realmente no cambió el mundo de los videojuegos, sino de la tecnología en general. Hablamos de Steve Jobs, fundador de Apple y NeXT, y uno de los empresarios más grandes de la historia. Jobs hizo todo esto evadiendo los videojuegos y su industria, pero habría que mencionar que, irónicamente, su primer trabajo fue en nada más y nada menos que Atari.

Un prototipo ajeno

Bushnell tenía un don para conseguirse personas que iban a terminar siendo importantes, no obstante, fue Allan Alcorn, el creador de Pong el primer videojuego exitoso de la industria, quien contrató a Jobs en Atari. Según lo que recoge Steve L. Kent para su libro The Ultimate History of Video Games, Alcorn le dio una oportunidad a un chico hippie que había llegado a su oficina y, según su secretaria, no se iba a ir hasta que le dieran empleo.

Jobs había tenido una vida complicada en lo académico. Nació en 1955 pero fue puesto en adopción apenas nacer. Sus padres adoptivos fueron Paul Jobs y Clara Hagopian, quienes vieron cómo su hijo abandonó varias escuelas y finalmente Reed Colllege para volver a casa luego de un par de años de los que solo recordaba con cariño a otros estudiantes como Daniel Kottke y las clases de caligrafía de Robert Palladino.

Ted Dabney, izquierda, Nolan Bushnell, Fred Marincic y Allan Alcorn.

Corría el año 1974 y Jobs en seguida se puso a conseguir trabajo. Dado que sus padres se habían mudado a California en busca de un mejor lugar para él y su hermana, Jobs vio muy de cerca Sillicon Valley y todas las grandes empresas de hoy que en ese momento solo daban sus primeros pasos. Se desconoce cuántas oficinas visitó Jobs ese día pero lo cierto es que Alcorn lo contrató como “técnico” para que ayudara al jefe del departamento, Donald Lang.

Posteriormente se supo que Jobs entró a la oficina con un juego de Pong casero creado por Steve Wozniak, su mejor amigo, y así fue cómo consiguió el empleo. Según Woz, quedó impresionado cuando vio Pong funcionando en las salas recreativas, sabía que los juegos no funcionaban mediante software como ahora sino con circuitos por lo que creó el suyo propio con solo 30 chips (el de Atari necesitaba más de 100) y lo conectó a su TV.

“Steve Jobs en realidad llevó mi juego de Pong a Atari. Él no tuvo nada que ver con el diseño, pero pensaron que sí, y lo contrataron. Pero nunca pudo hacer el diseño de ingeniería. Lo siento; Él podría hacer un poco. Podía modificar algunas piezas o poner un chip de sonido para hacer sonidos para un juego. Trabajó en el turno de noche solo para que yo pudiera ir a visitar y ver los nuevos juegos de Atari. Me encanta jugar a los juegos y diseñarlos, y diseñé Breakout para Atari.”

Lang no tardó en quejarse de Jobs, al parecer el chico no tomaba duchas y tenía una personalidad insoportable, por lo que fue asignado al turno de noche para que ayudar a reparar placas de circuitos. De acuerdo a Bushnell, Steve era una persona difícil pero muy valiosa.”Era muy a menudo el tipo más listo de la habitación y se esforzaba en dejárselo claro a todos los demás”.

Un gran amigo

Por estas fechas, 1974, es difícil saber a qué se dedicó Jobs cada noche, el mismo empresario declaró en varias ocasiones que no recordaba mucho de esos días. Sin embargo, Wozniak sí. Para Bushnell, tener a Jobs en Atari era una gran ventaja ya que su mejor amigo, Steve Wozniak, solía visitarlo en las oficinas de Atari luego de cumplir tu turno en Hewlett-Packard y le ayudaba con la reconstrucción de placas.

Y es que Donald Lang, jefe de Jobs, tenía un punto: el fundador de Apple realmente no era muy bueno como ingeniero y sus nociones de electrónica era muy básicas, tenía visión y liderazgo pero, dado que dejó la universidad, no tenía el conocimiento necesario. Ahí es cuando entra Wozniak.

“Mantener a Jobs en el turno de noche era tener dos Steves por el precio de uno”, relata Bushnell. Y ciertamente era así, una de las anécdotas más recordadas de la época arroja muchas sombras sobre Jobs que, aunque tenía mucha ideas, no se interesaba demasiado en los videojuegos. Su plan era fundar su propia empresa luego de hacer dinero con Atari y eso hizo, de nuevo, gracias a Woz.

Woz y Jobs eran grandes amigos.

Breakout en cuatro días

La idea original vino de Bushnell, el fundador de Atari quería un juego de PONG! pero para que las personas pudieran jugar solas. El trabajó fue asignado a Jobs que volvía de un viaje a la India en busca de la iluminación espiritual, la idea era crear el juego con menos chips de los necesarios ya que eran muy caros. Hacerlo con menos de 50 chips le ganaría un bono junto con su sueldo, por lo que aceptó.

Jobs le comunicó a Wozniak la tarea, le habló del concepto del juego y de una fecha límite de cuatro días contando a partir de ese mismo día. Wozniak diseñó todo el circuito mientras Jobs supervisaba y corría pruebas en prototipos. En cuatro días, casi sin dormir o comer, podían decir que todo estaba listo, por lo que Atari le dio a Jobs US$ 5000 por el grandioso trabajo, sin embargo, le dijo a Wozniak que solo había recibido 700 por lo que le dio la mitad de esto como habían acordado.

Apple retira Fortnite de la App Store luego de que Epic rompiera las reglas de su tienda

Más tarde Wozniak se enteraría de la suma real en una conversación con Bushnell y confesó sentirse muy herido, ya que en el momento estaban muy unidos y Woz lo consideraba un amigo. De acuerdo con Walter Isaacson, el magnate no respondió cuando le preguntó directamente sobre este asunto y se encontraba trabajando en el libro para su biografía, por lo que todos asumen que sí fueron 5000 dólares y que Jobs mintió a su amigo.

De hecho, la fecha límite de los cuatro días también fue una mentira, por lo que es un episodio oscuro en la amistad que tenían.

Por otro lado, el diseño de Wozniak fue tan adelantado a su tiempo que solo él podía entenderlo, cuando Atari quiso reproducir el circuito en masa, se dio cuenta que iban a necesitar de Wozniak para producirlo miles de veces, lo que resultaba imposible. Al final Atari buscó a otro ingeniero, a este le tomó 100 chips, mientras que a Wozniak le había tomado menos de 50.

Circuito impreso de un arcade de Pong!

El título finalmente se lanzó en 1976 con el nombre Breakout, lo pueden ver a continuación y probablemente lo reconozcan ya que por mucho tiempo era un juego muy básico en teléfonos celulares monofónicos y otro tipo de consolas portátiles. Es el único juego del que se tenga evidencia en el que Jobs participó como desarrollador. Ciertamente al final no se usó el circuito de los dos Steve pero sí dedicaron tiempo a esto.

Fundación de Apple

No mucho después Jobs abandonó Atari para fundar su propia empresa, Apple. De nuevo, se topó con un diseño de Wozniak, la Apple I y a Jobs se le ocurrió que debían comercializarla. Sin embargo, no fue hasta el lanzamiento de la Apple II que ganarían reconocimiento en todo el mundo, al ser Apple la primera en comercializar una computadora personal basada en microprocesadores, el resto es historia, una con altibajos pero que terminó siendo exitosa en lo laboral para Jobs y Wozniak.

El paso de Jobs por la industria fue rápido, la industria apenas lo sintió. Más fuertes fueron los pasos de Wozniak que, sin embargo, carecía de visión de marketing. De hecho, Woz reveló en una entrevista para Game Informer que toda la idea de crear una computadora vino con el deseo de tener su propia PC para jugar videojuegos, y es que al ver que crear videojuegos requería de conocimientos de ingeniería, quiso revolucionarlo todo con su lenguaje de programación BASIC que todos pudieran usar para programar videojuegos.

Para Wozniak, la idea era que el lenguaje y los microprocesadores movieran lo que vemos en pantalla (como hoy día) y abandonáramos las primitivas placas de circuitos. Dicho esto, no fue Wozniak quien introdujo esto a la industria ya que Jobs quiso centrarse en la utilidad más práctica de las computadoras en el momento por lo que la idea fue abandonada, el lenguaje estaba allí pero no se centró en el entretenimiento como sí hizo Atari y posteriormente Nintendo.

Nunca hubo feeling

De acuerdo a Woz, a medida que pasó el tiempo, Jobs se fue volviendo un tipo más serio y fue perdiendo interés en los juegos y el humor. Quizás es por esto que Apple nunca entró en la industria del videojuego directamente. ” ¿Tendría sentido una consola de videojuegos ahora mismo? Creo que Apple te respondería ‘El iPad es nuestra consola de videojuegos’ “, acoto Wozniak.

De esta manera acabó el paso de Jobs por la industria, no hizo muchos juegos o amigos, pero sí tuvo un vínculo especial con Bushnell que incluso narra como, en algún momento, Jobs le ofreció un tercio de las acciones de Apple por unos US$ 50.000. Bushnell los tenía pero no creyó en el proyecto. “A veces es gracioso recordarlo, cuando no estoy llorando”, comenta el fundador de Atari.

Steven Jobs y Steve Wozniak reciben la Medalla Nacional de Tecnología e Innovación en 1985.

Hoy día Wozniak, sigue viviendo en California y en la misma entrevista mencionada a Game Informer revela que es difícil para él seguirle el rastro a la industria del videojuego hoy día pero que piensa desarrollar juegos por su cuenta.

“Voy a programar algunos juegos propios. Regresaré 40 años en mi vida y usaré la Raspberry Pi y realmente me enseñaré Linux y la programación. Si no son juegos, al menos serán pequeños robots. Será mi propia pequeña cosa que no tiene valor en comparación con los juegos modernos de hoy que tienen cientos de desarrolladores trabajando en ellos, solo por diversión.”.

En octubre del 2003 a Jobs se le diagnosticó con cáncer de páncreas, siguió dirigiendo la compañía hasta un año antes de su muerte. Con el tiempo se ha sabido que a Jobs realmente no estaba interesado en los juegos, y lo cierto es que nos hubiese gustado escuchar su opinión ahora que Apple Arcade existe y los videojuegos ya hacen más dinero que la TV y el cine juntos, aunque probablemente no lo sabremos nunca.