Al momento de hablar sobre la próxima consola de videojuegos de Microsoft, Phil Spencer ha sido el portavoz de la empresa norteamericana. El ejecutivo comentó que no cree que los juegos de Xbox Series X se vean afectados por el tema de la retrocompatibilidad con Xbox One.

Spencer cree que la industria debe aprender de los juegos en sus versiones para PC que pueden ser disfrutados por usuarios con distinto tipo de hardware. Muchas veces hay requisitos mínimo y requisitos óptimos, este será el caso de los juegos que corran en ambas consolas de Microsoft.

“Es casi seguro que si el desarrollador esté creando una versión de Windows de su juego, entonces la versión más poderosa y de mayor fidelidad es la versión para PC. Incluso podemos ver eso con algunos títulos first party para nuestra consola que también están destinados a llegar a PC”.

En defensa de los jugadores

Spencer cree que es incorrecto afirmar que los desarrolladores no saben cómo desarrollar juegos que funcionen en un conjunto de equipos con diferentes características técnicas. El caso de PC siempre será el mejor ejemplo.

Es por eso que Spencer considera que se pueden crear juegos avanzados que no por eso dejen por fuera a un grupo de jugadores como los de Xbox One. La latencia, los fotogramas y los tiempos de carga con un gran avance, pero Spencer considera que nada de eso sirve si excluimos a un grupo de jugadores que acompañó a la empresa por muchos años.

Xbox Series X será la consola de Microsoft más poderosa hasta la fecha, pero el ejecutivo cree que sería un error centrarse en el equipo y no en los juegos que son los que atraen la atención de los usuarios.

Una de las diferencias más notables entre Sony y Microsoft es que la empresa estadounidense ha prometido que los títulos exclusivos se podrán disfrutar en ambas consolas, algo que Sony ha reportado que no le interesa, por lo que tendremos que adquirir una PS5 para poder disfrutar de sus nuevas exclusivas.

Escribir un comentario