Es difícil que alguien ponga en duda la seriedad con que Ubisoft se está tomando las distintas denuncias efectuadas contra altos ejecutivos por mantener o haber mantenido conductas inapropiadas de todo género y durante su permanencia en el cargo contra empleados de la compañía.

A raíz de la mismas, la compañía se avocó a una especie de saneamiento interno donde bien podría decirse que han rodado varias cabezas de ejecutivos altos y medios que de una forma u otra, han estado involucrados en comportamientos inapropiados con lo que se espera de una conducta netamente sana, tanto a nivel laboral como personal.

En esta oportunidad les correspondió despedirse por la puerta pequeña de la compañía a Serge Hascoet, Tannis Mallat y Cécile Cornet, tres importantes ejecutivos que tuvieron una destacada trayectoria dentro de la empresa pero que lamentablemente quedó empañada por las denuncias efectuadas en su contra.

La noticia se conoció mediante un comunicado emitido por Ubisoft, donde se pudo leer que Serge Hascoet desempeñó el cargo de director creativo y desde su posición tenía “una influencia significativa sobre el personal hasta el punto de alentar un ambiente de trabajo tóxico” a decir del comunicado. Hascoet será sustituido momentáneamente por el CEO de Ubisoft, Yves Guillemot.

Por su parte Yannis Mallat se desempeñaba como director gerente de los estudios ubicados en Canadá y en su contra se dijo que permitió la expansión de una cultura de abuso que “intoxicó altamente el entorno laboral”.

Finalmente y con relación al último de los ejecutivos en renunciar, le correspondió a Cécile Cornet quien ostentaba el cargo de jefa global de recursos humanos, acusada al igual que Yannis Mallat, de ser complacientes con el deterioro del nivel laboral de los trabajadores.

Tomando medidas disciplinarias 

Es indudable que Ubisoft al igual que otras compañías que están pasando por momento similares, ha tomado cartas en el asunto y no se ha hecho la desentendida con las denuncias efectuadas, como pudiese haber sucedido en épocas pasadas cuando era muy difícil por no decir imposible, que un simple empleado lograra ser tomado en cuenta si denunciaba un caso de abuso o acoso laboral de parte de un superior jerárquico.

Estamos seguros que estas políticas de saneamiento repercutirán en un ambiente laboral sano para evitar que suceda lo que lamentablemente ha estado sucediendo en tantas otras empresas hoy denunciadas por múltiples acosos, entre ellas Electronic Arts.

Enhorabuena para Ubisoft que está depurando con su investigación la toxicidad que genera comportamientos inapropiados en un ambiente laboral en beneficio de sus miles de trabajadores.

Escribir un comentario