Cumpliendo lo prometido en el livestream de la semana pasada, Blizzard inició la beta abierta de World of Warcraft: Shadowlands.

La próxima expansión del MMORPG más famoso del mundo está en boca de todos sus fans en estos momentos, especialmente los afortunados en tener acceso al modo de pruebas desde su inicio.

Contando con una gran cantidad de novedades en su presentación, incluyendo una extensa mejora en la creación y disposición de personajes, la obra magna de Blizzard intenta ver el futuro con una mejor cara.

Tomando en cuenta todos los datos posibles para la versión final, la idea de esta beta es que el feedback sea lo más franco y venga de todas las perspectivas que se pueda. Sin embargo, la mayor parte de las invitaciones y aperturas llegaron a la mano de streamers.

Los creadores de contenido de World of Warcraft están en estos momentos probando la nueva expansión en su actual versión, mostrando al mundo como luce y dejando sus impresiones.

Aunque esto remueve la idea de crear feedback directo entre jugadores y desarrolladores, el que se expongan situaciones del metajuego en vivo y que queden grabadas es una herramienta muy práctica para exponer y corregir errores.

Dejando claro en el pasado livestream que su estreno oficial sería en otoño “así sea desde nuestras casas” estamos a pocos meses de saber que le depara el futuro a World of Warcraft tras Battle for Azeroth.

Como es común en estas pruebas, los servidores tendrán tiempos limitados de uso para los usuarios, así como períodos en línea en los que desconectarán los servidores y harán los ajustes necesarios para seguir adelante.

Con el destino de Azeroth definido y la guerra de facciones cerrada en una tensa paz, ahora queda por ver lo que la abiertamente malvada Sylvanas Windrunner se trae entre manos más allá de las tierras de la muerte.

Escribir un comentario