Godfall mantiene un alto nivel de interés gracias a lo impactante de su apariencia y por ser una de las ofertas nuevas para la nueva generación.

Mientras muchas desarrolladoras confían en nombres sustentables para estrenarse en las nuevas consolas, Counterplay Games apuesta por una marca nueva. Un juego de acción pura con ambiciones que lo separan de lo más común del medio.

En una entrevista con Arekkz Gaming, el productor de Godfall, Richard Heyne mencionó que su próximo estreno tendrá una visión finita en su tiempo de vida, desechando la idea de crear un servicio permanente.

A pesar de ser un titulo de acción con un fuerte componente de obtener botín en partidas grupales y singulares, se busca patear con fuerza la mesa al no caer en el agujero común de la industria, los micropagos.

Juegos completos

A diferencia de la gran mayoría de los títulos que mantienen sistemas de este tipo, como Destiny 2 o Tom Clancy’s The Division 2, Godfall apunta a ser una experiencia que se podrá disfrutar de manera completa.

En lugar de apelar a pases de temporada, compras internas con dinero real y programas de suscripción, en este juego se podrá tener contenido constante y, lo más importante, tendrá un final definido.

Parece difícil de creer, pero la mayoría de juegos populares que contienen elementos de looter, como Destiny, rara vez tienen una conclusión real en sus historias, que suelen estirarse de una manera bastante obvia.

Con la intención de vender contenido a través de sistemas de monetización a cambio de contenido retenido por el juego que ya se ha pagado. Godfall no irá en esta dirección, pero si deja claro que generarán contenido extra eventualmente para el juego.

Esto luce como una especie de DLC con material determinado, similar a lo que ofreció en su momento The Witcher III: Wild Hunt.