Hoy esperamos que el Xbox Games Showcase aclare algunas cosas, pero, si le hacemos caso a Microsoft, que no suele improvisar (a excepción de aquella vez), hoy veremos muchos juegos de Xbox One y Series, quizá teasers y tráilers pero nada de precios finales. Así que la “agonía” continúa, y hay discutir el tema más nombrado ahora mismo en el gaming: el precio de las consolas de nueva generación.

Sabemos que allí fuera hay muchos convencidos de lo que van a comprar, lo que han visto es suficiente y adquirirán la consola pase lo que pase. Pero hay otro tipo de consumidor que quiere saber el precio y una justificación de este, y es que sin importar si sean 400 dólares o 1000 dólares, habrá que dar algunas explicaciones, unas que probablemente den los primeros clientes que experimenten con la consola o directamente la abran para saber qué hay dentro.

Mark Cerny presentó las primeras especificaciones de la PS5.

Y es que algo no encaja en todo esto, los jugadores de PC lo saben más que nadie. Las especificaciones reveladas (a medias) por ambas compañías dejan muchas dudas, por si no las han visto se las dejamos a continuación:

Xbox Series X

-CPU: 8 núcleos @ 3.8 GHz (3.66 GHz w/ SMT) CPU Custom Zen 2 personalizado

-GPU: 12 TFLOPS, 52 CUs a 1.825 GHz RDNA 2 GPU personalizado

-Procesador: 7nm mejorado

-Memoria: 16 GB GDDR6 w/ 320mb bus

-Ancho de banda de memoria: 10GB @ 560 GB/s, 6GB @ 336 GB/s

-Almacenamiento interno: SSD NVME personalizada de 1 TB

-Rendimiento: I/O 2.4 GB/s (Raw), 4.8 GB/s (Comprimido con bloque de decompresión de hardware personalizado)

-Almacenamiento expandible: Tarjeta de expansión de 1 TB (coincide perfectamente con el almacenamiento interno)

-Almacenamiento externo: Soporte USB 3.2 HDD externo

-Unidad óptica: Unidad de Blu-Ray 4K UHD

-Objetivo de rendimiento: 4K @ 60 FPS, hasta 120 FPS

PLAYSTATION 5:

-CPU: 8x núcleos Zen 2 a 3.5GHz (frecuencia variable)

-GPU: 10.28 TFLOP, 36 CU a 2.23 GHz (frecuencia variable)

-Arquitectura: GPU RDNA 2 personalizada

-Memoria / Interfaz 16GB GDDR6 / 256-bit

-Ancho de banda de memoria: 448 GB / s

-Almacenamiento interno: SSD personalizado de 825 GB HDD

-Rendimiento IO: 5.5GB / s (Raw), Típico 8-9GB / s (Comprimido)

-Almacenamiento expandible: Ranura SSD NVMe

-Almacenamiento externo: Soporte USB HDD

-Unidad óptica: Unidad de Blu-ray 4K UHD

4K y 60 FPS es la nueva normalidad

Ambas consolas tendrán SSDs bastante caros, 16 de RAM y usarán CPUs y GPUs personalizados por AMD. El equipo rojo de Lisa Su sale ganando en esta generación potenciando ambas consolas y vendiendo al por mayor como si no hubiese un mañana. Ahora bien, se habla de resoluciones 4K y 60 FPS como “base jugable” para la mayoría de títulos, de hecho Insomniac Games reveló esto ayer para la Spider-Man: Miles Morales.

Y la verdad es que ese anuncio que pasó tan desapercibido es una locura, la resolución 4K es, números más, números menos, 4 veces mejor que 1080p, la resolución base de nuestra generación actual. Hablamos de 8 millones de pixeles nuevos en pantalla que básicamente se desharán del antialiasing y el aliasing, por si fuera, estos títulos correrían a 60 FPS que es el doble de frames bases de esta generación, es decir 30.

Estamos hablando de un salto gigantesco y lo cierto es que o AMD está haciendo magia negra o alguien está mintiendo, o las dos cosas. Los 4K y 60 FPS no son una meta alcanzable en el 90% de las PCs actuales, de acuerdo a Steam solo el 2% de sus usuarios juegan a 4K, si a esto sumamos los 60 FPS probablemente el porcentaje sea aún menos.

Aquí hablamos de PCs que van entre los 1500 y los 2000 dólares, monstruos de escritorio por los que pocos están dispuestos a pagar. Por poner un ejemplo, aún hay juegos como Final Fantasy XV que la tienen difícil a la hora de conseguir los 4K y 60 FPS con todos los gráficos al máximo, este es un juego de hace 5 años, vale acotar.

AMD tiene la clave

Pero aclaremos, los 4K y 60 FPS son alcanzables en muchos otros juegos con menos efectos, escenarios más pequeños y técnicas de iluminación no tan sofisticadas. Sin embargo, para ello nos vamos como mínimo a los 1000 dólares en PC asumiendo costes mínimos.

De esta manera, el precio de las consolas iría por el mismo rumbo, las especificaciones y promesas la sitúan fácilmente alrededor de los 800 dólares cada una, pero sabemos que esto sería una locura y un suicidio para ambas compañías. De esta manera, empezamos a asumir que Microsoft y Sony venderán asumiendo pérdidas en hardware y apostando por recuperar el dinero con servicios como Game Pass, PS Plus y los mismos juegos.

La 3DS tuvo que venderse a 160 dólares, 100 menos que su precio original debido a las malas ventas.

No es una novedad, recordemos que estas compañías pueden comprar a AMD al por mayor y ya otras consolas vendieron bajo pérdida (la PS3 por ejemplo), pero aquí las perdidas no serían de 50 dólares por consola, sino de 100 o más. Tampoco creemos que este sea un escenario viable para Sony y Microsoft así que todo queda en manos AMD.

Advance Micro Devices lleva creciendo exponencialmente desde la llegada de la tecnología Zen a sus procesadores, están venciendo a Intel, la ganadora de siempre, y ahora AMD está posicionada como la mejor productora de procesadores para PC. Estos Zen serían los que llegarían a PS5 y Xbox Series X, sin embargo, imaginamos que el meollo del asunto está en la tarjeta gráfica donde prometen 12 Teraflops en Xbox y 10 en PS5, sin embargo, no han comentado la rapidez de su reloj y memoria.

Las nuevas consolas probablemente estén entre Zen 2 y Zen 3.

Hace unos días un representante de AMD reveló que la tecnología RNDA2 se iba a presentar antes en PC que en consolas. Si asumimos que las consolas llegarán en noviembre, es posible que AMD muestre sus nuevas GPU en septiembre y salgamos de dudas. Ese evento aún sin fecha será clave para conocer el precio de las consolas y más ahora que Rosario Leonardi, ingeniero de PS5, reveló que la gráfica de su consola no es RDNA2 sino un híbrido de entre la 1 y la 2.

Esto la dejaría muy debajo de la de Xbox Series X que si sería RDNA2 y que tendría mejor soporte para nuevas técnicas gráficas. También explicaría mejor un posible bajo precio de la consola de Sony, una estrategia que se complementa bien con sus anteriores consolas menos potentes que la competencia.

La guerra fría de la espera

Y no se olviden que esta discusión también se está dando en las oficinas de ambas compañías, sino ya sabríamos los precios. La PlayStation 1 reveló su precio en mayo de 1995, la PlayStation 2 en mayo del 2000, la PlayStation 3 en mayo del 2006 y la PlayStation 4 en junio del 2013; por su parte la Xbox original se reveló en mayo del 2000, la 360 en agosto del 2005 y la One en junio del 2013.

De todas las nombradas, solo la 360 reveló su precio en agosto. Ahora mismo estamos a finales de junio y no hay ni rumores confiables al respecto, así que claramente algo sucede. Parece una estrategia de esperar el precio del contrario, agazapados, esperando para anunciar el propio 100 dólares más barato, algo que a Sony le gusta a hacer como pueden ver.

Da la impresión que Microsoft no quiere caer de nuevo en la misma trampa y aguantarán decir el precio hasta que sea necesario. Y no es poca cosa, tradicionalmente la generación la gana la consola con mejor relación precio-calidad, así que todo está en manos de Microsoft, ya que Sony solo será reactivo, lo lleva siendo 20 años y no vemos por qué dejaría de serlo ahora.

Por otro lado, también es posible que estemos ante la generación que deje atrás al mercado de PC definitivamente, siempre y cuando las consolas cuesten menos de 600 dólares no habrá ninguna razón válida para comprar una PC de más de 1000 dólares si una consola de 500 o 600 puede darte lo mismo.

Y es que este es el precio que esperamos: 500 para PS5 y 600 para Xbox Series X, con la posibilidad de que Series S cueste 500 y la PlayStation 5 Digital Edition 450. Lo que las harías las consolas más eficientes en cuanto a potencia-precio en mucho tiempo.

El PC gaming podría perder su mayor ventaja.

De igual manera llamamos a la calma, las campañas prelanzamiento siempre son muy “hypeantes”, luego llegan los anuncios más realistas. El 4K gaming a 60 FPS es realmente ilusionante, pero también caro y, a no ser que AMD haya descubierto algo increíblemente eficiente, aquí alguien tendrá que pagarlo, jugadores o estudios.

Escribir un comentario