Uno de los momentos más importantes de los inicios del siglo XX, la Primera Guerra Mundial, parece ser un escenario que los videojuegos no suelen tocar.

A diferencia de la Segunda Guerra, el primer conflicto armado en ser llamado mundial venía ligado a una gran cantidad de poderes en disputa y características particulares. En resumen, era un mundo muy diferente.

Pero esto no se lo avisaron a los estudios M2H y Blackmill Games, quienes se han dado a la tarea de recrear las cruentas batallas de los años 1914 a 1918, tanto en su título Verdun como en su más reciente obra, Tannenberg.

Mientras que el primero de estos narra la extensa batalla en el Frente Occidental entre la alianza de Francia y Reino Unido en contra del Imperio Alemán, Tannenberg nos lleva al frente opuesto.

La legendaria batalla de los Imperios de Alemania y Rusia tuvo también implicaciones fundamentales para el futuro de estos países, sentando las bases del final de los viejos imperios monárquicos europeos.

Siguiendo la misma estela de la Batalla de Verdún, este fue un extenso combate de trincheras en donde muchos tipos de armas vieron su primera prueba real, como gases tóxicos y rifles de repetición más rápidos.

Pero de la misma manera, armas de corto alcance como bayonetas eran usadas para las demenciales cargas hacia las trincheras enemigas. Todo esto se ve presentado en el escenario de Tannenberg.

Buscando mantener una importante fidelidad histórica, elementos como los uniformes, las unidades y las armas son de las más autenticas que se pueden ver en los First Person Shooters.

Sin embargo, el juego nos ofrece la oportunidad de cambiar la historia. Podemos llevar al ejercito ruso a superar las trincheras alemanas y tomar el territorio, o dejar que siga su curso y acabar con las tropas de Zar.

Escribir un comentario