Hace poco, la segunda temporada de Fire Force (En’en no Shōbōtai) por fin llegó a nuestras vidas. Entonces, con todo nuestro hype renovado, no fue difícil ver las similitudes con el otro gran éxito de su creador Atsushi Ōkubo, Soul Eater.

Sí, amigos, tanto Soul Eater como Fire Force son mangas originales de Atsushi Ōkubo. Este mangaka nació el 20 de septiembre de 1979. Al igual que muchos antes que él, Ōkubo no era muy dado al estudio. El mismo cuenta en una entrevista hecha para el medio francés, Manga News, que era un estudiante distraído. Por lo tanto pasaba gran parte de su tiempo en clase dibujando. Además, añade que en realidad nunca disfrutó mucho de la educación formal.

Después de aceptar que su futuro estaba muy lejos de los recintos académicos, a los 20 años inició sus estudios en un escuela de manga. Ahí fue, donde por suerte para él y todos nosotros, conoció a Rando Ayamine y se convirtió en sus asistente en el desarrollo de GetBackers. Luego de ganar un concurso en la revista Gangan de Square Enix, se lanzó al mercado del manga con su primera serie, B. Ichi. Tras cerrar B. Ichi con cuatro volúmenes recopilatorios, Atsushi Ōkubo alcanzó la fama cuando su manga Soul Eater se adaptó al anime en 2008.

Este éxito internacional le llevó en el 2015 a las páginas de la revista Weekly Shōnen Jump con su nuevo trabajo Fire Force. Según las declaraciones de este mangaka, en el 2020 conoceremos el final de la serialización.

Más allá de compartir marcas de estilo y diseño ambos animes, Fire Force (2015) y Soul Eater (2003), comparten un espíritu similar. Para no ahogarnos en detalles, primero que nada haremos un pequeño review del primer capítulo de cada este par de joyas de Ōkubo.

3,2,1… Atsushi Ōkubo

Ambos animes inician con fuerza. En los primeros minutos de ambos capítulos nos encontramos con nuestros protagonistas pateando el trasero de los villanos rasos de turno. Estas escenas funcionan como una especie de carta de presentación de nuestros protagonistas.

En el primer capítulo de Soul Eater conocemos a Maka y a Soul. Maka se nos muestra como una joven determinada, organizada (rozando con lo maniática) y con graves daddy issues. Su desconfianza y su incapacidad de conectar con otros es lo determina a este personaje por eso, cuando conoce a Crona, intenta con tanta desesperación hacer que el resto de sus amigos y compañeros le acepte.

Por su parte, tenemos a Soul, el compañero y amigo de Maka. Este joven despreocupado y tranquilo solo tiene un sueño en la vida y es convertirse en Death Scythe un título que, al inicio del anime, ostenta el padre de Maka. ¿Pensaron que lo de los daddy issues era solo un chiste?

Por el lado de Fire Force, dejando un poco de lado la década que separa a las animaciones, nos encontramos con un mundo que rebosa de vida y energía. Al igual que con Soul Eater, este anime abre con un gran pelea en que conocemos de primera mano la motivación de nuestro protagonista, Shinra Kusakabe.

Después de las presentaciones formales, nos enteramos que Shinra se unió a la Fire Force para convertirse en nada más y nada menos que un héroe. A pesar de la temática repetitiva, lo realmente llama la atención de este personaje, es el hecho de que, a pesar de su naturaleza altruista, todos le consideran un demonio por tener el mal hábito de sonreír cuando está tenso. Una sonrisa extremadamente similar a la de Soul Evans.

Como tantas veces ha revelado Ōkubo, es un gran fan de género cómico y esto es lago que se nota. Tanto en Soul Eater como Fire Force hay un excelente manejo del ritmo cómico, aunque las herramientas que utiliza Ōkubo para generarnos una sonrisa difieren de cada título. En el caso de Soul Eater, Ōkubo se vale de un humor más físico y un tanto clásico. Pero, el tiempo no pasa en vano, cuando llegamos a Fire Force, el ritmo se vuelve más pausado y el humor mucho más sutil, además en este título Ōkubo utiliza el humor para contarnos un poco más de sus personajes y de su mundo.

En Fire Force el ritmo cómico es marcado por largas pausas. En este anime ni Ōkubo, ni su director, Yuki Yase, tienen miedo de dejar que sea una tensión silenciosa la acune al humor y el ritmo general de esta producción. De esta manera, se logra resaltar cada sonido y escena, coloca al espectador a la espera de que, en cualquier momento, pueda sonar la sirena de la estación 8.

El adorablemente gótico Atsushi Ōkubo

Como ya les comentamos, estos títulos de mangas, en especial las series de anime. comparte un espíritu similar. Un espíritu gótico muy peculiar que, al igual que sucede con varias de la película de Tim Burton, logra convertir los objetos más terribles y escalofriantes en algo cotidiano y cercano. Esta similitud no es aleatoria, Atsushi Ōkubo reveló en la entrevista que anteriormente mencionamos, que se ha inspirado fuertemente en este director para darle vida a sus obras.

Soul Eater llegó al mercado del manga y el anime justo cuando ya todos estábamos hartos de las historias con temática o estilo gótico. Sin embargo, Ōkubo supo revitalizar el género haciéndolo tomar conciencia de sí mismo, con elementos como la luna o el sol de Soul Eater, o el mismo Shinigami-sama.

Al igual que en Soul Eater, en Fire Force lo fantástico/terrorífico es algo de todos los días. A pesar de que la combustión espontánea es algo ha ocasionado problemas a nivel mundial, ya la sociedad se ha logrado adaptar y, por desgracia, asumir esto como parte de su realidad.

En ambas sagas surgió un evento extraño e inexplicable que llevó al mundo a necesitar de Soul Eaters y a la Fire Force. Estas dos series logran captar cada una a su manera peculiar la naturaleza increíblemente flexible de la humanidad.

Ambas series, esto se nota especial en sus adaptaciones al anime, se mantienen en pie por la maravillosa química que hay entre sus personajes principales. Ambas series nos cuentan la historia no de un único héroe, si no de un equipo unido que destila carisma y personalidad.

Como ya te comentamos, la segunda temporada de Fire Force ya está acá y ya nosotros hablamos demasiado sobre el trabajo de Atsushi Ōkubo. Ahora, queremos saber qué opinas tú sobre lo que va de esta nueva entrega de este talentoso autor. Te esperamos en los comentarios.

Escribir un comentario