El poder de las palabras de Joe Rogan parece ser particularmente efectivo dentro de fandoms que no suelen ser su público.

En una reciente edición de su afamado podcast, Rogan expresó una posición específica sobre los videojuegos. Afirmando su valor como entretenimiento, señaló con mucho énfasis en que estos eran inútiles para poder desarrollar alguna habilidad monetizable, según su experiencia.

Gamers de todos los ámbitos y niveles respondieron de manera inesperadamente volátil al conductor de 52 años. Acusándolo de perpetuar una visión de los aficionados a los videojuegos como personas inútiles e incapaces de realizar actividades u ofrecer alguna utilidad con su afición.

Como las redes sociales son lo que son, se abrió un “debate” sobre este tema, generalmente impulsado por parcialidades que difícilmente tienen algo importante que aportar al tema, como políticos extremistas y trolls de las redes.

Esto no evitó que figuras como Ninja fijaran posición en cuanto al debate. Difícilmente podemos decir que el streamer con los contratos más grandes de la actualidad no haya sacado provecho de jugar videojuegos.

PewDiePie da su parecer

A pesar de que se está tomando su carrera con mucha calma, PewDiePie ha soltado golpes fuertes en dirección diversos asuntos del mundo de YouTube. Desde una agresiva crítica a Tati Westbrook por su contradictorio video, llegando ahora a responder a Joe Rogan.

¿Cómo 'Grand Theft Auto' marcó la industria de los videojuegos?

Siempre manteniendo el sentido del humor, Felix Kjellberg se mostró decepcionado por la consideración de Rogan hacia los juegos, explicando que la idea de que los juegos sean inútiles era muy tonta.

Para refutar su punto, utilizó la misma analogía que usara Rogan en su discurso inicial, el jiu-jitsu. Mientras que el conductor de podcast lo mostraba con una forma de superación personal que podía monetizarse, PewDiePie lo iguala con el hecho de que “para poder hacerlo tienes que ser muy muy bueno”.

La realidad es que no existe un debate en cuanto a este tema, sino una fuerte ignorancia de como operan ciertas formas de entretenimiento de parte de Joe Rogan. Curiosamente, la gente no suele ver la parte en la que el conductor redirige el mensaje hacia si mismo, explicando que los videojuegos lo hacen perder el tiempo a él.