El cuarto capítulo de ‘Oregairu’ nos tomo a todos por sorpresa está semana al profundizar en la verdadera dinámica del club de Servicio Voluntario, los sentimientos de sus integrantes y sus más grandes anhelos.

Si bien hasta ahora la serie había tenido un ritmo pausado, esta semana encendieron motores y a menos que no tengas sentimientos, una parte de ti se rompió al ver la magnitud de la situación entre Yui, Hikigaya y Yukinon.

¿Qué deseas?

La labor que cumplían Yui y Hikki para el comité del baile escolar acabó y Yukinon se los hace saber como parte de su decisión de hacer las cosas por sí misma, algo que ambos amigos pretenden respetar. Sin embargo, ahora con las tardes libres, el romance entre ambos tiene una oportunidad de florecer.

Saliendo juntos después de clases para pasear y elegir algo para el cumpleaños de Komachi, Yui y Hikki se sinceran sobre sus sentimientos cuando eran niños, dejando a Hachiman como un chico que solo le gustaban las carreras que generaban dinero y a Yui con una sensación de querer ser una chica muy femenina, llegando a confesar que una de sus metas es casarse.

Aunque para este punto Hikigaya ya debería saber a lo que se refiere, ambos no pueden evitar esperar a resolver primero sus propios problemas, sobre todo cuando ven a Yukino tan decidida a seguir los pasos de su padre antes de seguir a su corazón.

El baile está en peligro

Mientras Yui y Hikki viven unos días de luna de miel, el baile de la escuela esta en peligro de ser cancelado por la junta de padres, representada por la mamá de Yukino y quién prestó una visita en la escuela para dejar claro el mensaje, el baile al estilo estadounidense no va a ocurrir.

Hikki responde a su lado protector e intenta ayudar a Yukinon en medio de la importante reunión. Sin embargo, Haruno deja en claro que sí su hermana no resuelve esto por sí sola nada cambiará, el baile no ocurrirá y ante los ojos de su madre seguirá siendo la chica indecisa e influenciable.

Es después de que Yukinoshita reafirma su decisión de que hará las cosas sola, que volvemos al episodio anterior, exactamente al momento en que Haruno le dice algo al oído a Hikki, revelando la verdadera naturaleza de la relación entre los protagonistas.

Cuando Haruno pregunta cuál cree que es el estado de su relación, Hikki responde que es un triángulo amoroso, pero la hermana mayor está a punto de estallar su burbuja cuando le dicen que todo lo que tienen es una codependencia.

Vamos a hacer una pausa

Generalmente dejamos las impresiones para las ideas finales, pero este capítulo se merece analizar dos partes importantes, la reacción de Yui, de la cual hablaremos más adelante y la codependencia de los protagonistas que es lo que nos trae aquí justo ahora.

Las elecciones presidenciales culminan. Reseña: 'Kaguya-sama Love is War' - ep 06

A pesar de su juventud, Hikki, Yui y Yukinon se han encontrado de cara con la definición de una relación tóxica, y peor aún, no es de esas que se puede apreciar a leguas, sino que es de las que lentamente va consumiendo a las personas hasta que es demasiado tarde.

Yui y Yukinon dependen de Hachiman para resolver sus problemas y el hermano mayor está dispuesto a salir corriendo tras ellas, convirtiendo esta confianza y la búsqueda de algo verdadero en más bien un tomarse de las manos y hundirse juntos.

Hasta los momentos, la única que parece que se percató de los 3 es Yukinon y Haruno lo confirma, diciendo que pronto Yukinon se volverá independiente a cambio de perder algo valioso.

Si lo vemos desde afuera, lo único que ha perdido hasta ahora es la conexión con sus amigos y, a largo plazo si logra su objetivo, no necesitará a Hikki, abriendo la duda de si Hikigaya podría continuar al lado de alguien que no lo necesita para nada.

Debo irme

Volviendo la historia y pesar de todo lo que ha ocurrido, Hikki y Yui deben continuar adelante, después de todo, por más que quieran ayudar a Yukinon cumplir la promesa de hacer un lazo verdadero, esto conlleva a apoyar a tus amigos en sus decisiones más difíciles.

Mientras Yui disfruta de la compañía de Hikki al salir de clases, de camino a su casa para preparar juntos un pastel para Komachi, un repentino mensaje de Iroha llega, revelando a Hikigaya que el baile se cancelará.

Tras llamar a Shizuka y una tensa conversación donde ambos se retienen de decir lo que verdaderamente piensan, Hikki le dice a Yui que tiene que irse para intentar salvar a Yukino y al baile de la escuela, y aunque a Yui se le salen las lágrimas, Hikigaya se va, mientras ella se esconde para llorar en soledad.

Ideas finales

Si este es el camino a seguir para ‘Oregairu’, lo que nos espera de aquí en adelante de seguro hará que se convierta en uno de los animes más desgarradores del año.

Solo la escena final de Yui es suficiente para conmover hasta al admirador más grande de Yukinon, cuando la vibrante chica se esconde para llorar a solas, sabiendo que si Hikki pensaba que ocurría algo malo, él no iría a ayudar a Yukino.

Debatiéndose entre lo mal que se siente por ser abandonada para jugar en el mismo terreno de Yukinon y no depender de Hikki, Yui termina lamentándose de no haber llorado frente a él, una contradicción tan humana y real que por un momento nos hizo olvidar que veíamos una obra de ficción.

¿Qué te pareció el capítulo de ‘Oregairu’ de esta semana? ¿Con quién crees que acabará Hachiman? A este paso, aunque siempre sale corriendo tras Yukino, en los últimos episodios sus interacciones románticas son con Yui. Cuéntanos tu opinión en los comentarios.