Microsoft está en problemas, al menos desde un punto de vista de la industria del videojuego lo está. Bien sabemos que más del 90% de las PCs tienen un sistema Windows y que su mayor rival, Google, sigue dependiendo de ellos en muchos aspectos, mientras que Apple ha perdido un poco de terreno con las Mac, pero sus smartphones siguen siguendo populares por todo el mundo.

Sin embargo, en cuanto al mercado de juegos Xbox está muy por detrás. Matizando rápidamente podemos hablar claro y decir que en su corta trayectoria en el mundo de los videojuegos Microsoft ha aportado varias sagas muy buenas, pero la actualidad en comparación con las otras alternativas los deja ahora mismo en un lugar incómodo.

Everwild es el proyecto de Rare a corto plazo.

Showcase mediocre

Y es que ¿por qué íbamos a comprar una Xbox Series X en vez de una PlayStation 5? los que ya tenían una 360 y luego una One no necesitan que ser convencidos, ellos ya irán por la Series X, la que promete ser la consola más potente de la historia de los videojuegos recogiendo el testigo de la Xbox One X. No obstante, los que ya tiene una PlayStation 4 o una PC, no tienen ninguna razón para cambiar de bando. Quedando solamente los poseedores de Switch en busca de potencia, un público reducido.

Y es que el evento del otro día fue clave, la Xbox Games Showcase iba a ser “el grande”, luego de un evento en mayo que prometía jugabilidad y no nos dio más que tráiler cinemáticos, se esperaba que el Showcase fuera una verdadera pasada con juegos impresionantes, ver la verdadera next gen finalmente.

El gameplay de Halo Infinite ha sido duramente criticado.

Y no fue el caso, parece que la Xbox Series X es un “consolón” que solo tendrá juegos relevantes a partir del 2022 y 2023. Ciertamente Microsoft sacó a relucir esa chequera con la que pagó por Undead Labs, Rare, Obsidian Entertainment, 343 Industries, Playground, inXile y muchos más estudios. No obstante, vimos cantidad y no calidad, y la cantidad que vimos se puede contar en tráilers CGIs que revelan que los juegos están en etapas tan tempranas de desarrollo que aún los creadores no saben cómo se van a jugar o casos como el de The Initiative que ni siquiera mostró su proyecto.

También hubo títulos como Everwild, Medium o As Dusk Fals que llegarán más pronto y se ven sumamente interesantes, pero no son ni de cerca juegos vendeconsolas, menos cuando también estarán disponibles en PC en su día de lanzamiento.

Lo cierto es que el evento no fue malo, pero sí fue algo decepcionante. De hecho, el nuevo meme del “Brute Craig” llena los foros de videojuegos en todo el internet. Craig es ese enemigo que apareció en el gameplay de Halo Infinite que básicamente representa las emociones de los seguidores del evento, hay más “meh” que “wow” en el gameplay de Halo, y eso ya dice todo.

La competencia la hace la comunidad.

Recordemos que Halo es la saga definitiva del Xboxer, el Jefe Maestro es realmente el jefe de la comunidad de Xbox, pero su gameplay no representaba la consola más potente del mundo, sino un shooter más como cualquier otro de la actual generación. Además, ni siquiera estaba corriendo en una Xbox, sino en una PC. De acuerdo con Digital Foundry, el problema fue la falta de iluminación sofisticada, un elemento del que probablemente se deshicieron para poder ofrecer 4K y 60 FPS.

El contexto generacional

El panorama pinta un poco negro, o más bien gris para Phil Spencer y compañía que optaron por el marketing de “la consola más potente del mundo” pero no lo han respaldado después de más de un año de espera.

Ahora bien, hagamos un rápido análisis de la generación actual. Sony es el único que revela sus números porque le va muy bien (más de 100 millones de PS4 vendidas), los últimos números de Switch reflejaban casi 55 millones, mientras que de Xbox One no sabemos nada oficial pero algunos analistas la situaban entre los 50 y 55 millones. En este contexto, Microsoft es segundo o tercero en la carrera de consolas.

El control más vendido de la generación.

Si tomamos en cuenta que Switch, aunque con muchos first party, está limitado en cuanto a los third parties más famosos (GTA, Call of Duty, Assassin’s Creed), Microsoft queda como una tercera opción para todos. La PlayStation 4 es la consola por antonomasia para la mayor parte de la población, la Switch como la opción casual y portátil y la Xbox One como última opción si eres fan de sus sagas y no tienes una PC en donde también estas sus juegos.

Microsoft debe apuntar a ocupar el papel de Sony actualmente, no al de una segunda o tercera opción. Son claramente los que más presupuesto tienen y los que más hambre de triunfo deberían tener ya que hasta la fecha no han ganado ninguna generación. Sin embargo, luego de varios eventos con teasers, tenemos más dudas que certezas con la nueva Series X.

Al final hablarán los juegos, como cada generación, y ciertamente todas las generaciones comienzan con mucha lentitud, pero Microsoft debe sacar más provecho de la consola tan potente que tiene, su departamento de marketing y de creatividad no ha hecho un buen trabajo, ya que la opinión general es que el evento de Sony fue mejor y esto lo puedes comprobar preguntándole a cualquier persona al tanto de lo que sucede en la industria.

La competencia siempre será Sony

La PlayStation 5 se postula de nuevo con la consola básica a comprar si quieres jugar “todo”, y esa imagen es difícil de combatir, como ya vimos en esta generación y la de PS2.

A Microsoft no le alcanza con lo mostrado hasta ahora y parece que tendremos que esperar hasta dentro de un par de años para saber si Fable, Hellblade II, Avowed, El próximo Gears o Forza Motorsport están a la altura de las secuelas de Spider-Man, Days Gone, Horizon Zero Dawn, Uncharted y God of War.

Ningún exclusivo AAA de Sony ha decepcionado.

Nos parece, además, que Microsoft no ve esta situación como una derrota por el sencillo hecho de que no quieren competir con Sony. Phil Spencer, jefe de la división de Xbox, ya lo dijo: “nuestra competencia son Amazon y Google“. Lo que Phil convenientemente deja de lado es que, este es el mercado de videojuegos, no de tecnología, aquí las pretensiones y objetivos son otros y lo planteado por su división no es suficiente para ser líderes del mercado que es a lo mínimo que debería apuntar una empresa como Microsoft y una marca como Xbox que por mucho tiempo fue líder en la generación de PlayStation 3, Xbox 360 y Wii.

Pero tampoco creemos que Spencer sea tonto, la guerra de consolas ciertamente ya no es lo que era. Pero sigue habiendo una guerra fría entre empresas, recordemos que Nintendo se retiró de la competencia lanzando Wii, un hardware diferente, creativo y anticuado para la época, de esta manera es que te apartas de un mercado y apuntas a otro. Por su parte, Microsoft declara por un lado que ya no compite con Sony, pero lanzará su consola al mismo tiempo, con precio y características similares y sigue hablando de la “consola más potente del mundo” en comparación con PS5.

La consola de Microsoft tiene mejor hardware que la de Sony.

De esta manera, Microsoft ha caído en la trampa de jugar a la guerra fría mientras declara que no hay tal cosa como guerra de consolas. La guerra no la hacen las empresas, las crean las comunidades, los foros y ahora las redes sociales, da igual si no quieres competir ni compararte porque el resto del mundo sí lo hará y decidirán su compra basándose en lo que creen mejor, y solo te puedes definir “mejor” respecto a los demás.

Algo debe cambiar

Esta rehuida a la competencia y la comparación por parte de Microsoft muestra una falta de carácter que le puede salir caro (siempre hablando en el mundo de los videojuegos) a Microsoft, que debe apuntar a ser líder en cada rubro al que entra y ahora mismo está cerca de ser de nuevo un segundón de generación o quizá hasta un tercero, esto lo decidirá Nintendo, pero parece que las cartas de todos ya están echadas para este final del 2020.

Por lo pronto, el inicio de generación se antoja favorable a Sony. Xbox Series X tiene a su favor el Game Pass pero nunca hemos tenido un elemento así en la industria por lo que es difícil calcular su impacto a corto plazo, los jugadores de Xbox tendrán acceso al catálogo de Xbox One, 360 y la Xbox original, pero la PS5 lo tendrá con PS4 y con eso les basta ya que con les bastó para ganar la generación.

El Xbox Game Pass es la noticia más positiva del evento de Xbox.

Y si todavía tienes la opinión de que Microsoft triunfará con la Xbox Series X, pues estás en tu derecho, de hecho ya tienes algo en común con Gabe Newell, cofundador de Valve y una eminencia de la industria, pero lo cierto es que ahora mismo no parece que Sony vaya a perder su corona.

Escribir un comentario