Ubisoft sigue trabajando arduamente en barrer la basura bajo la alfombra, al anunciar hoy con bombos y platillos la renuncia de Tommy Francois.

El productor ejecutivo del estudio francés había sido uno de los primeros señalados en los escándalos de abuso sexual que han sido parte de la cultura de la compañía por más de 20 años.

Al igual que Serge Hascoet, quien fuera su mentor, a Francois se le permitió renunciar de manera voluntaria, tras haber sido suspendido cuando se dieron a conocer los escándalos. Esto implica que una de las mentes responsables del éxito de franquicias como Far Cry o Assassin’s Creed se lleva una gran maleta de dinero en su salida.

Ubisoft continúa presionando la narrativa de eliminar las “manzanas podridas” de su sistema con estas renuncias negociadas, vendiéndolas como un esfuerzo real para cambiar la cultura interna de la compañía.

Esto resulta muy difícil de creer, especialmente viniendo de la casa que Yves Guillemot ha tenido bajo su cargo por más de 30 años. No puede dejar de verse con ojo clínico la postura del presidente de esta compañía.

Incapaz de responder

En una reciente llamada de accionistas de la compañía, uno de ellos hizo un cuestionamiento que expuso las tres posibilidades sobre toda la situación de Ubisoft y Guillemot en particular.

El líder de Ubisoft era lo suficientemente ciego como para no ver las situaciones internas de la compañía hasta las denuncias, o bien había escuchado rumores pero no creía capaces a sus ejecutivos, o, finalmente, estaba al tanto desde el principio y prefería callar para que se consiguieran resultados.

Guillemot no dijo nada directamente, como suelen ser las posturas públicas de personas de alto rango en el mundo de los negocios, solo lamentó que esta situación ocurriera y que cambiarían su imagen pública.

Mientras que la campaña mediática seguirá exhibiendo las notas positivas de Ubisoft en cuanto a este cambio, no se debe olvidar que estos presuntos delincuentes sexuales se han “retirado” de la compañía con las cuentas llenas y su futuro asegurado.