Un año después de la famosa aventura de Ninja en el experimento Mixer, el streamer más famoso regresa a la plataforma violeta.

Sorprendiendo a todos, Ninja llega a su vieja cuenta de Twitch para una nueva transmisión de Fortnite, nuevamente junto a su viejo amigo DrLupo. Esto supuso un movimiento enorme dentro de las tendencias de la plataforma.

A pesar de que Ninja ya no es un partner de Twitch y que, por ende, su botón de suscripciones está desactivado, más de 90.000 personas acudieron a ver su transmisión a pocos minutos de haber iniciado.

Esto devela que todavía hay una demanda enorme de contenido de Ninja dentro de Twitch, así sea por la novedad de volver a ver su presencia en la plataforma o por una genuina afición hacia el streamer.

En cualquier caso, sus números en esta participación en Twitch superan con creces a todo lo que generó durante su paso por Mixer, que nunca llevó más allá de los 60.000 espectadores.

Ninja sin cadenas

Lo que demuestra esta situación es que Ninja está completamente libre de toda exclusividad tras la caída final de Mixer, de la cual, además, logró sacar una fortuna con su contrato.

Transmitiendo desde su cuenta de YouTube y, ahora, desde Twitch cuando mejor le parezca, cambia el panorama del streamer más reconocido del mundo. Exponiendo una posibilidad de cambios en el mundo del streaming.

Esta demostración puede traer de vuelta a Ninja como partner para Twitch y podría retomar su lugar dentro de este ecosistema. Sin un contrato formal ni reportes de que haya conversaciones para ello, las posibilidades de Ninja están en el aire.

Lo que probablemente no volvamos a ver sea un contrato de exclusividad con una plataforma, dado que las experiencias previas demuestran que no se traducen en transiciones efectivas de audiencia.