Se prohíbe la distribución y la venta de los volúmenes 1, 2 y 9 de la novela ligera de ‘No Game, No Life’ en Australia tras una revisión de su contenido por la Junta de Clasificación este martes.

Según la junta, los números previamente mencionados violan las leyes del continente más pequeño de la tierra sobre la explotación infantil en la que se incluye no solo la sexual, sino el abuso de sustancias, laborales, etc.

Exponiendo que las escenas en esta historia no van acorde a la moral y las buenas costumbres de Australia, la junta decidió dejarlas sin una clasificación para su venta, una forma de detener su distribución, ya que sin la clasificación adecuada, este tipo de productos no pueden venderse de forma legal.

Para las novelas ligeras número 1 y 2, la junta publicó de forma oficial el siguiente comunicado:

«Pubs 1 (b): La publicación se clasifica como RC de acuerdo con el Código de Clasificación Nacional, Tabla de Publicaciones, 1. (b) como publicaciones que «describen o representan de una manera que probablemente ofende a un adulto razonable, una persona quién es, o parece ser, un niño menor de 18 años (ya sea que la persona tenga actividad sexual o no)».

Mientras que para el volumen número 9 la junta expresó que debido a la naturaleza sexual y de abuso de substancias por parte de un menor de edad era la razón principal:

«Publicaciones 1 (a) y (b): la publicación se clasifica como RC de acuerdo con el Código de Clasificación Nacional, Tabla de Publicaciones, 1. (a) como publicaciones que «describen, representan, expresan o tratan de otra manera asuntos de sexo, abuso de drogas o adicción, crimen, crueldad, violencia o fenómenos repugnantes o aborrecibles de tal manera que atenten contra los estándares de moralidad, decencia y decoro generalmente aceptados por adultos razonables en la medida en que no deben ser clasificados, «y (b)» describir o representar de una manera que pueda ofender a un adulto razonable, a una persona que es, o parece ser, un niño menor de 18 años (ya sea que la persona tenga actividad sexual o no)».

Una charla honesta

Para nadie es un secreto que la forma en la que son usadas muchas de las imágenes de menores de edad en el anime y manga rayan en la pornografía infantil, a pesar de no ser personas reales, por años, y en especial fuera de Japón, se ha discutido si esto contribuye a la normalización de la pedofilia.

Una de las mayores exponentes de este hecho es que la mayoría de las personas que crecieron viendo anime, no llegan a cuestionar al personaje que es visualmente un menor de edad y está mostrando partes de su cuerpo, mientras que alguien que recién llega puede escandalizarse con mucha facilidad.

Este es un aspecto que se encuentra en discusión en Australia desde los últimos años y que derivó en la revisión de varios títulos de la librería Kinokuniya en Sidney y culminó en la desaprobación de títulos como ‘SAO’, ‘Eromanga-Sensei’ y ‘Goblin Slayer’.

¿Qué opinas del anime y la sexualización o exposición de menores de edad a la violencia y las drogas? ¿Está bien porque es ficción o contribuye a normalizar situaciones que no son aceptables en la vida real? Déjanos tu opinión en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *