A pesar de que Capcom logró revitalizar a su franquicia de zombies con sus recientes remakes, Resident Evil 3 no alcanzó el nivel de su predecesor.

Su reporte trimestral develó que las ventas hasta la fecha ascienden a los 2,7 millones de unidades vendidas, una cifra bastante sólida en el mercado de videojuegos, pero extrañamente decepcionantes para Capcom.

Hay varios factores que nos llevan a discernir esta situación. En primera instancia se debe entender el alto nivel de anticipación que se generó con este juego. Miles de fans pidieron un remake de Nemesis y es exactamente lo que recibieron.

¿Cómo no hacerlo? Resident Evil 2 generó un éxito inesperadamente alto y fue laureado como uno de los mejores juegos de la generación actual, por lo que su secuela inmediata solo podía hacerlo mejor.

Sin embargo, la respuesta no fue tan grande con respecto a la anticipación que se había generado, llevando a una recepción menos calurosa. También debe tenerse en cuenta el contexto actual del mundo.

Si bien las ventas de videojuegos han estado bastante altas gracias a los extensos períodos de cuarentena en la mayoría del planeta, RE3 tuvo retrasos en sus entregas físicas, además de cancelaciones de ordenes por este mismo factor.

El timing de un juego sobre un virus nefasto que destruye una comunidad tampoco era el más indicado para muchas personas, que encontraron paz en juegos como Animal Crossing: New Horizons.

Toda esta lista de factores fueron considerados por Capcom en su reporte, afirmando que era una situación predecible y que entienden que el performance de Resident Evil 3 era el que podía esperarse.

Pero no están decepcionados en lo más mínimo. Se muestran satisfechos con haber alcanzado una buena cifra de ventas que muchos juegos envidiarían y que suman al récord de la marca como su franquicia mejor vendida.