Como ya es costumbre, el equipo de Microsoft no puede quedarse callado cuando se trata de hablar de sus futuros estrenos para Xbox Series X.

Phil Spencer confesó en una entrevista a Gamespot, junto con Gary Whitta, que exploraron varias posibilidades con el estreno de Halo: Infinite. Desde demoras para trabajar en detalles específicos, hasta la posibilidad de hacer entregas episodicas.

Similar a lo que se está viendo con Final Fantasy VII Remake de Square Enix, este habría sido el destino de Halo: Infinite, una idea que consideraron muy arriesgada y que acabaron descartando.

Eligiendo demorar su presentación el mayor tiempo posible para ofrecer un juego completo en lugar de capítulos, bajo una premisa simple, “no nos parece que es el estreno de Halo que nosotros quisiéramos”.

Es muy loable que los creadores de un juego se pongan en los zapatos del potencial jugador, considerando que la industria rara vez se toma el tiempo de pensar “¿quién jugaría esto? antes de darle el visto bueno.

Pausa indefinida

El resultado de esta decisión ha sido la demora indefinida de Halo: Infinite para el 2021, confirmada por 343 Industries de manera oficial.

Una decisión dura, pero sustentada en la seguridad del personal del estudio en medio de la pandemia de COVID-19, que todavía mantiene al mundo en vilo. Considerando el bienestar del personal involucrado, esta fue la medida que consideraron necesaria.

Es un golpe fuerte para Xbox Series X al final del día. Sin su juego bandera en el estreno de la consola, Microsoft se verá obligada a buscar un sustituto que pueda compensar esa pérdida.

Las aguas del estreno final de la flamante nueva consola de la familia Xbox se enturbian y ahora corresponde esperar para ver cual será la jugada que tendrán al ir cabeza a cabeza con Sony y su PlayStation 5.