La triste situación de todo el duelo entre Epic Games y las distribuidoras de juegos móviles es que sigue siendo aprovechada por gente inescrupulosa.

Mientras Epic, Apple y Google enfilan a sus armas en la opinión pública, vendedores en eBay llegan de manera parasitaria a ofrecer bienes envenenados a los fans de Fortnite.

El portal de ventas empezó a mostrar ediciones de iPhone y iPad con el battle royale preinstalado, ofrecido a precios muy elevados para sacar e mayor provecho de la contingencia creada.

Las cifras son exorbitantes. Desde subastas con precio de entrada de 500 dólares, a promedios de 1.000 dólares por unidades, hasta llegar a números tan altos como 10.000 dólares, solo por tener el juego instalado en un dispositivo usado.

Si bien apelamos a la libertad de cada persona a comprar lo que le plazca, en esta oportunidad recomendamos encarecidamente no participar en esta economía en negro que explota un conflicto ajeno.

El show continúa

No puede dejar de recordarse. El duelo entre Epic Games, Apple y Google es una pelea de millonarias desarrollada por el destino final de micropagos del battle royale más famoso del mundo.

No tiene nada que ver con los usuarios y la plataforma que elijan para jugar el título de su preferencia ni con la economía de la industria como pretenden hacerlo ver desde su aparato público.

La campaña de Epic Games es notable por el hecho de que cada movimiento ha sido una calculada estrategia para crear el suficiente fervor y mover a los fans de su gallina de los huevos de oro en la dirección que necesitan.

No debería sorprender a nadie que, en cuestión de días, ya estén ofreciendo su alternativa ante las plataformas de juegos móviles para presentar su juego más popular. El hashtag #FreeFortnite termina demostrando ser lo que siempre fue, una campaña publicitaria.

Escribir un comentario