Luego de un meramente correcto State of Play, la revelación accidental de la Xbox Series S y un retraso de Halo Infinite, la conversación del precio de las consolas ha vuelto. Estamos justamente en la mitad del mes de agosto y seguimos sin tener pistas de un posible precio de las consolas next gen. No obstante, el tiempo se agota y ahora podemos afirmar con casi total seguridad que no llegaremos a este mismo día en septiembre sin conocer el precio de al menos la Xbox Series X.

Y es que, como bien indican desde Venture Beat, Amazon, Best Buy y otras grandes están a punto de llegar al momento en que necesitan abrir las precompras para comunicar cuántas consolas se necesitan. Y no pueden abrir las precompras sin conocer el precio de las consolas.

Microsoft tiene más obligaciones

Además, falta el dato importante, la Series S se filtró de manera “soft”, un control de Microsoft indica los dispositivos compatibles y se menciona la Series X y la S. Desde hace meses se escuchan rumores de esta, hay incluso algunos que mencionan que se va a revelar en agosto, y nosotros creemos esto también. Y, como no tiene ningún sentido anunciar una consola más barata sin revelar un precio que nos indique la diferencia con la otra más cara, pues imaginamos que no llegaremos a septiembre sin conocer el precio de la Xbox.

Sony lo seguirá como viene siendo costumbre, no nos esperamos para nada que Sony dé el primer paso. Su estrategia pasará por anunciar el mismo precio que la Series X, o incluso uno menor. Las primeras semanas serán claves, la consolas más vendidas estas navidades marcarán la pauta y, si ofreces una consola más barata y con prestaciones parecidas, los compradores elegirán una y esto generará una bola de nieve con círculos sociales cercanos al comprador.

Sin embargo, a pesar de que todos los acontecimientos recientes parecen indicar que Sony volverá a ganar la generación, aún hay esperanzas para Microsoft, al menos en su tierra “natal”, Norteamérica. Y es que la compañía de Phil Spencer tiene años ofreciendo el Xbox All Access, un programa de pago por cuotas que podría venir genial para muchos a final de año.

Cuotas mensuales vs precio completo

Se podría argumentar perfectamente que estos planes (exclusivos de Norteamérica), no ayudaron a Microsoft la generación pasada, pero hay dos detalles nuevos que no estaban presentes hace 7 años: el Xbox Game Pass y el coronavirus. Hace poco Phil Spencer, jefe de la marca Xbox, comentaba en IGN que el mercado estaba lleno de incertidumbre y acotaba: “Los videojuegos son un lujo, y ahora debemos entender eso”.

Y es que el impacto del coronavirus aún no es algo que podamos contar, solo empresas individuales de tecnología e incluso deportivas como la UEFA revelaban pérdidas de más de 2800 millones de dólares. Y esto es solo un ejemplo, eventualmente muchos más (empresas públicas, los estados) harán cuentas y entenderemos que muchas personas vieron su sueldo reducido o directamente fueron despedidas, una crisis inesperada de un momento a otro.

En esta situación puede que no todos tengan 500 o 600 dólares (los precios que se rumorean) para invertir en una consola, y es aquí cuando entra el All Access de Microsoft. Ahora mismo una Xbox One X (si la consigues) está a US$ 24 mensuales, este plan te garantiza la consola más potente de la actualidad y 24 meses de Xbox Game Pass y Xbox Live Gold, es decir, muchos juegos y jugabilidad online.

Además, durante la generación pasada muchas tiendas recibieron Xbox 360 y el pago de la mensualidad All Access por una One, por lo que es posible que puedas acceder a la misma promoción. En resumen: en un gran territorio como es Estados Unidos, Xbox tendrá la ventaja de ofrecer planes atados al número de seguro social de los ciudadanos de ese país, lo que facilita la opción de comprar una consola en plena pandemia.

Por su parte, PlayStation 5 será más tradicional, no hay trucos, ni suscripciones excesivamente buenas como el Xbox Game Pass, sabemos que será una buena inversión y que las secuelas de juegos venerados llegarán y que las nuevas IPs no decepcionarán. No obstante, el precio inicial será alto en una economía que, como dice Spencer, está en un momento de incertidumbre.

La confianza en Sony es plena gracias a sus exitosas franquicias como God of War.

Los objetivos pueden ser distintos

Por último, no hay que olvidarnos de matizar la venta de consolas. Microsoft tiene varios años que no reporta el número de Xbox One vendidas, mientras que Sony celebra un millón de consolas más cada mes. Da la impresión de que el mismo impulso que Sony tiene sin tropezones (hablamos de ventas) desde el lanzamiento de la primera PlayStation, lo llevará a vender más consolas por mera imagen, credibilidad y marketing. Puede que estemos ante la primera generación de consolas en donde el número de ventas importe menos debido a que los ecosistemas serán más importantes.

Al menos esa es la estrategia de Microsoft, hacer que el mundo entero se suscriba al Xbox Game Pass, lo han dicho por pasiva y activa. Está claro que prefieren apostar por esta imagen, ya que en el pulso tradicional perderán al menos por un tiempo, hasta que sus nuevos estudios puedan producir éxitos como los de Sony.

No se olviden del acuerdo entre Microsoft y Sony por servidores Azure.

Por eso es que no se entiende este contrapunteo por anunciar los precios, las estrategias ya están trazadas y da la impresión de que los precios no serán del todo relevantes ya que, a diferencia de otras generaciones, los fans de Sony seguirán con PlayStation y los de Microsoft con Xbox, no habrá transiciones como de PS2 a Xbox 360 y de esta a PS4.

Así que recuerde que Microsoft tendrá un evento este mes y, de no anunciarse, de igual manera tendrá presencia en la Gamescom del 27 al 30 de agosto. No contemplamos otro evento sin el precio de la consola de Microsoft, pero a estas alturas ya no sabemos qué esperar, este año hemos vivido una situación precedentes y esto claramente ha afectado el cómo se comportarán a la industria con situaciones igual de extrañas.

Escribir un comentario