En menos de 15 días, Fall Guys se ha convertido en uno de los juegos más sonados y queridos por la comunidad de jugadores.

Al punto de tener portales dedicados a explorar sus datos, ya han aparecido los primeros resultados de su datamining. Nuevas skins llegarán al juego, representando tanto a su casa distribuidora como a su plataforma más popular.

Chell de Portal llegaría el próximo 3 de septiembre a la tienda interna del juego (surprise mechanics!), pero esta será solo para usuarios de Steam, celebrando la popularidad de Fall Guys en la plataforma de Valve.

https://twitter.com/HypexFG/status/1293896152639823872?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1293896152639823872%7Ctwgr%5E&ref_url=https%3A%2F%2Fvandal.elespanol.com%2Fnoticia%2F1350737079%2Ffall-guys-podria-recibir-skins-de-portal-y-de-my-friend-pedro%2F

De manera universal llegará la skin de Banana de My Friend Pedro, otra de las populares creaciones indie que presenta Devolver Digital, por lo que Fall Guys mantiene su conexión con el versátil estudio.

Siempre representando juegos que se convierten en éxitos de culto, como Hotline Miami, Katana Zero o el mismo My Friend Pedro, se han encontrado con un verdadero éxito mainstream que bien puede catapultarlos a un nuevo nivel.

Ese es el nivel de atención y escrutinio que se le ha impuesto a este nuevo juego y sus creadores, que bien manejado puede convertirse en un mayor éxito para la compañía.

La esperanza de Devolver Digital

En la industria de videojuegos los fans suelen asociar un estatus de chicos buenos y malos a los juegos que les gustan, sin reparar en las prácticas que llevan a cabo internamente.

Curiosamente, en muchos casos, cuando se trata de juegos directamente, se suelen colocar toda clase de etiquetas. Devolver, para muchos, es una de las marcas más positivas que hay.

Tanto por su apoyo a trabajos indie como por su excelso sentido del humor al denunciar las prácticas por éticas de los videojuegos para maximizar ventas, es una compañía que no parece guardarse los puños a la hora de la crítica.

Escribir un comentario