En el episodio número 7 de ‘Oregairu’ los mejores amigos dejan de lado sus sentimientos para llevar adelante los bailes de graduación, que en el caso de Yui y Hikki, tienen un largo camino por delante.

Ensamblando un nuevo grupo, reuniéndose con la escuela Kaihin Sougou y con el Yahallo! de vuelta, esta semana fue una de las más divertidas para esta temporada y nos ofreció un descanso del drama juvenil.

Llegó el momento de planificar

Como Zaimokuza había prometido, los nuevos miembros que se encargaran de ayudar a Hikki y a Yui a organizar el baile falso llegan al rescate, siendo conformado por los dos miembros del club de juegos, Hatano y Sagami.

Tras la petición torpe de Hikki para que lo ayuden y discutir los términos de la alianza que permitirá cumplir los sueños de Yukino, los 5 integrantes comienzan a discutir la forma en que presentarán su baile a la escuela, después de todo, si bien tiene que ser extravagante también debe ser creíble.

Gracias a la interacción del consejo estudiantil con la preparatoria de Kaihin Sougo en la segunda temporada, Hikki propone hacer un baile en conjunto, Yui sugiere conseguir el apoyo de Hayato y comenzar a crear una página web y redes sociales para el evento, dejando el nombre del baile pendiente en la agenda.

El Epic Rap Battle llegó y ya no podemos dejarlo ir

Con mucho por hacer y con el tiempo en su contra, Hikki y Yui se reúnen tan pronto como pueden con la escuela Kaihin Sougo, lo que nos lleva al reencuentro con Tamanawa y Kaori para discutir la propuesta de los protagonistas.

Ya preparados para una batalla de diálogos en engrish y los gestos con las manos más fluidos que pudiese recrear el estudio Feel, todos fuimos sorprendidos por la batalla de rap más épica entre Hikki y Tamanawa que, aunque no llegó a ningún lugar, es suficiente para hacernos esperar la próxima reunión con ansias.

Llegando sin una respuesta ante el nuevo grupo, pero con bastante trabajo por delante, el equipo se aboca a realizar la página web para el baile y agregar el nombre que escogió Zaimokuza para el grupo, el Proyecto Extraordinario del Prom Sobu.

Cara a Cara

Al finalizar un largo día de trabajo, Hikki aprovecha la oportunidad de ir a hablar con Hayato para obtener su apoyo ante la junta de la escuela, pero antes de poder acercarse, se encuentra con Yukino en el patio de la escuela.

Compartiendo un Maxis Coffee y discutiendo cómo van los planes para el baile, los amigos se relajan un poco hasta que llega Yui, confirmando que ella está trabajando en estos momentos con Hachiman para planificar el baile.

Aunque la noticia tomó por sorpresa a Yukino, lo acepta y les desea suerte, pero Yui insiste en que las cosas están cambiando, su mejor amiga la evita y asegura que aún quiere cumplir su deseo a la vez que la abraza y le pide salir juntas una vez que acabe todo.

Ideas finales

No nos salvamos del todo del drama, pero sí que fue un episodio que nos sirvió para descansar del mismo, en su mayor parte con el rap de Hikki y Tamanawa siendo una de las mejores secuencias de esta temporada.

Regresando el yahallo de Yui una vez más y con intereses al hacer que todo el equipo del falso prom lo dijera al unísono, hizo de este capítulo uno de los más ligeros y agradables, al menos hasta que Hikki y Yukinon y Yui se reúnen.

Para el momento en que las amigas hablan de lo que desean, el mismo Hikigaya confirma que hay mejores formas de decir lo que sienten, pero que estas romperían lo que han intentado construir, una amistad en la que todos se esfuerzan por quedarse.

Aunque Yui ya está resignada a que sus sueños no se cumplirán, Yukino está en modo autosacrificio, tomando la misma actitud de Hachiman de hacerse a un lado por el bien de los que ama y por si misma, ya que si bien el triángulo amoroso es uno de sus problemas, lo que haga en estos momentos afectará su vida a futuro y su entorno familiar.

¿Qué te pareció el capítulo número 7 de ‘Oregairu’? ¿Qué crees que ocurrirá entre Yukino y Yui de aquí en adelante? Cuéntanos en los comentarios.

Escribir un comentario