Uno de los adelantos que el DC FanDome trajo para el mundo de los videojuegos fue el de Suicide Squad: Kill the Justice League.

El adelanto es bastante agradable, lleno de ese sentido del humor arrogante y derrotista que podemos ver en filmes como Guardians of the Galaxy y que se espera en la nueva producción cinematográfica de los antihéroes del universo DC.

Sin embargo, a diferencia de los otros proyectos anunciados para el evento, el estudio Rocksteady se mantuvo un tanto cerrado en sus comentarios. El razonamiento de esto es el escrutinio al que se les está sometiendo por su situación interna.

Acusaciones de ambiente tóxico, sexismo y acoso se presentaron en jornadas previas al gran evento de la poderosa DC, teniendo que bajar un poco el tono de la presentación de su trabajo.

Se debe acotar que las denuncias hacia Rocksteady son de negligencia a tomar acciones de particulares dentro de la compañía, en lugar de ser acusaciones directas a su dirigencia, como es el caso de Ubisoft.

Los niños de Mama Waller

Con las aguas así de turbias, el estudio británico se las ha arreglado para develar ciertos datos de su nuevo proyecto sin hacer una gran presentación.

Sefton Hill, director creativo del juego, explicó en una reciente entrevista para Gamingbolt sobre varios detalles que habían causado curiosidad en los aficionados. Lo principal que se debe tener en cuenta es que es parte de un gran universo.

Hill confirmó que este juego forma parte de la misma línea temporal que los juegos de la serie Batman: Arkham, siguiendo la misma línea temporal de manera directa. Sin embargo, el murciélago de Gotham no está en la lista de posibles héroes incluídos.

El adelanto hizo énfasis en el control mental que Brainiac parece tener sobre Superman, lo que conduce a Amanda Waller a enviar a sus tropas a… una misión suicida.