Hoy en día Electronic Arts tiene una de las peores imágenes de la industria del videojuego, ha sido elegida por The Consumerist como la peor empresa de Estados Unidos en varias ocasiones. No obstante, nadie es capaz de negar la calidad y la enorme cantidad de títulos que lanza año a año y de que a estas alturas es básicamente un pilar de la comunidad junto a otras como Ubisoft o Activision.

La mala imagen de EA es algo que se ha ganado a pulso, pero en principio fue una imagen que se fue desarrollando en el imaginario colectivo poco a poco y que se fue confirmando a principios de la última década. EA, casi siempre del lado incorrecto de la historia cuando se trata de mejoras para los desarrolladores y consumidores, tuvo inicios más altruistas y simples, te los contamos.

Andrew Wilson, CEO de Electronic Arts, es la cara más criticada del EA actual.

Primeros pasos de EA

Todo comenzó de mano de Trip Hawkins, su fundador, que básicamente quería computarizar Strat-O-Matic, unos juegos de papel y dados que básicamente eran juegos de rol deportivos en los que cada jugador (de béisbol, fútbol americano o baloncesto) era representado en una hoja de papel o carta (justo como ahora en los Ultimate Team de FIFA).

Hawkins se aproximó a John Madden, leyenda del deporte norteamericano, junto a Joe Ybarra y le ofrecieron la posibilidad de crear un videojuego para computadoras basado en el fútbol americano que Madden tanto amaba. John aceptó y así comenzó el viaje (literal y metafórico) en el que EA Tiburon y todo el equipo de producción se embarcaron para poder crear el primer título de simulación realista del deporte.

Para la mayoría de los latinoamericanos, puede que el nombre John Madden no haga referencia a nadie, sino quizá a un señor que aparecía en las portadas de algunos juegos de fútbol americano. De hecho el mismo Madden cree que la nueva generación de jóvenes estadounidenses, ni siquiera relacionan al juego con su persona, pero lo cierto es que su constancia y pasión por el trabajo es lo que llevó a EA a ser tan grande cómo lo es hoy.

John Madden en la universidad politécnica de California con el uniforme de los Mustangs (1958).

La leyenda da una mano

John Madden es un ex jugador y ex coach de la NFL que fue exaltado al salón de la fama de ese deporte. Su carrera como jugador fue corta por una doble lesión de rodilla que no le dejó debutar con los Philadelphia Eagles. Casi una década después comenzaría su carrera como entrenador con los Oakland Raiders en donde escalaría posiciones hasta volverse el coach general del equipo en 1969 y se retiraría 9 años después habiendo ganado un Super Bowl y perdiendo un par de finales en el camino.

Es decir que, para cuando Hawkins e Ybarra se le acercaron, Madden era una leyenda que comentaba para CBS, ya era conocido como analista por lo que apuntar a alguien que estaba tan alto era difícil. De hecho era su tercera opción luego de Joe Montana y Joe Cap, el primero ya tenía un trato con Atari y el segundo pidió regalías, por lo que Madden era quizá su última opción.

Madden a la derecha en 1984.

Ambos ejecutivos consiguieron una reunión en un tren con Madden en 1984, el veterano entrenador también era conocido porque tenía miedo a volar. Quizá eso jugó a favor de EA ya que pudieron hablar largo y tendido con Madden, la promesa pasaba por crear una simulación sofisticada y realista, fútbol americano verdadero. Ni Hawkins ni Ybarra eran expertos en fútbol americano, pero 12 horas de viaje con Madden debieron significar algo porque avanzaron con el proyecto más decididos que nunca.

John Madden no solo iba a prestar su imagen para la portada, sino que ayudaría con su conocimiento y experiencia para la primera entrega. Su aporte fue espectacular ya que el desarrollo avanzaba junto a sus acotaciones sobre cómo eran las estrategias en el campo y cómo podían representarse. Para el entrenador esta era la oportunidad perfecta para crear una herramienta que llevara las estrategias al gran público y vaya que lo logró.

Trip Hawkins un año después de fundar EA (1983),

Madden proveyó a EA del libro de estrategia de los Raiders durante los 80, por lo que su aporte era constante y clave para el juego. Además, existe la anécdota en donde Madden se entera que EA planeaba hacer el juego con dos equipos de siete jugadores y casi cancela todo el trato.

“Yo no lo haría a menos que tuviéramos 11 muchachos en defensa y 11 muchachos en la ofensiva. Si no es así, entonces no es fútbol real y no quiero mi nombre en él. Qiero que sea fútbol  tiene que que ser fútbol profesional”.

Así fue como EA apostó por 22 jugadores, algo que le costó muchos problemas al hardware de la Apple II y que también devino en problemas legales con Bethesda, porque en las historias de videojuegos siempre hay un lado oscuro. Electronic Arts necesitaba mano de obra y ayuda para sacar el juego lo antes posible y contrataron a una tal Bethesda que solo tenía un juego, “Gridhiron!”, un simulador arcade de fútbol americano bastante anticuado.

EA era su publicadora pero misteriosamente dejó de publicar sus juegos mientras se acercaba el lanzamiento del juego de Madden. De hecho, Bethesda demandó por 7 millones de dólares alegando incumplimiento de contrato y robó de ideas para usar en otro juego (qué sorpresa). Otro misterio es cómo acabó todo ya que ambas compañías llegaron a un acuerdo no divulgado.

Madden atravesaba una pizarra de tácticas en la portada del primer juego.

Finalmente en 1988, tras cuatro de desarrollo, más del doble de lo que solía durar el desarrolló de un título normal en aquel entonces, se lanzó para la Apple II John Madden Football. Sin licencia para los equipos o la liga, pero con opciones de clima, lesiones, personalización y creación de equipos y estrategias, todo un hito en su momento.

La franquicia despega en los 90

Poco después llegaría el éxito moderado y el definitivo gracias a la compra de la licencia de los equipos y la liga. Hubo versiones para Game Boy pero las principales eran las de Sega Genesis y SNES de Nintendo hasta que los polígonos de la PlayStation y la N64 las jubilaron. EA no conseguiría la licencia de la NFL hasta en 1994, y la de los equipos hasta 1995 cuando finalmente veríamos jugadores en portada compartiendo espacio la leyenda Madden.

Obviamente el avance tecnológico trajo todo tipo de mejoras al juego, varios equipos, estrategias avanzadas (avaladas por Madden), modo franquicia, temporadas completas, modo práctica, multijugador de hasta seis personas, etc. Los juegos de EA se han vuelto un fenómeno y son su tercera franquicia más vendida de su catálogo con más de 110 millones de copias, algo impresionante si tomamos en cuenta que son títulos principalmente vendidos en tres países: Estados Unidos y Mexico y Canadá en mucha menor medida.

La portada del 95 fue la primer en poner jugadores (Erik Williams y Karl Wilson).

John Madden hacía de comentarista junto a Pat Sumerall y luego junto a Al Michaels, pero dejaría de comentar los partidos en 2009 y confesaría que odiaba las largas sesiones de grabación con un comentario para cosa que sucedía en el partido con cada jugador: “Es la parte más difícil en la que he tenido que trabajar para algún juego y la menos divertida también”, comentaba.

En la misma entrevista revelaba que durante los 90 se le presentó la posibilidad de comprar una cantidad ilimitada de acciones de EA pero lo descartó: “Es la cosa más tonta que he hecho en mi vida”, dijo y agregó: “Nadie realmente sabía que los videojuegos iban a ser así”, finalizaba en referencia a lo que se ha convertido la industria del videojuego.

Actualmente la franquicia corre a cargo de EA Tiburon, un estudio comprado por Electronic Arts en 1994 y al le ha facilitado mejores instalaciones cada lustro. Actualmente se encuentran en Miami y cuentan con más de 500 empleados, aunque ya anunciaron una mudanza hacia Orlando para expandir aún los espacios en los que se pueden desenvolver sus desarrolladores.

Actualidad con Tiburon

Los juegos de Madden ahora son muy criticados al igual que básicamente todos los títulos de EA, a pesar de que son proezas técnicas año a año. Pero lo cierto es que, más allá de las malas prácticas relacionadas con los micropagos, la jugabilidad y fórmula base lleva en un estado genial desde los 90 y hay poco que mejorar en líneas generales, el techo tecnológico está a 2 centímetros por lo que las críticas han pasado a ser que “es el mismo juego del año pasado”.

Es una afirmación injusta para los desarrolladores de EA Tiburon y el mismo Madden que, año a año, da entrada a decenas de trabajadores a su casa para hablar de estrategias emergentes en el deporte, nuevas tácticas y la posibilidad de que estas realmente cambien el simulador cada temporada. Es un trabajo arduo, titánico y que realmente nadie exige de John Madden pero lo hacen en cada entrega y esto lleva a un mejor comportamiento de la IA controlada por la CPU. Todo por el “fútbol verdadero” que quería desde que exigió 11 jugadores por equipo en lugar de siete.

En líneas generales se considera a Madden 2004 como la mejor entrega en su momento.

El mismo Madden veía con buenos ojos al simulador que llevaba su nombre, nunca se resignó a aceptar el dinero y no participar en el proyecto, pero sí desconocía lo grande que se estaba haciendo la franquicia. En otras declaraciones comentó cómo se dio cuenta de lo que estaban haciendo en EA en una reunión de trabajo como comentarista

“Me di cuenta de lo que Madden había logrado cuando trabajaba para Fox. El presidente David Hill organizó una reunión y nos invitó a todos y lo primero que dijo fue “Queremos que el partido en la televisión se vea cómo se ve un videojuego’ “.

El presidente no tuvo ni qué decir a qué juego se refería, todos voltearon a ver a Madden que sabía que se refería a las líneas visibles del touchdown, las flechas sobre cada jugador para indicar que hay que fijarse en él, básicamente un grupo de aspectos de lenguaje visual que iban a ser útiles para el televidente.

Así que básicamente el legado de Madden como franquicia no solo llevó a EA a hacer su primer juego exitoso y llevarla a lo que es hoy (apoyada también en otros éxitos, claro), sino que marcó el camino para cómo deben ser y verse los juegos deportivos tanto dentro de la consola como afuera de ella. No hay ningún deporte que haya tomado cosas de los videojuegos para la transmisión de TV en los 90 como hizo FOX, de hecho, el reciente VAR para el fútbol soccer es muy parecido a la tecnología que se usa en FIFA (un software que detecta la posición del jugador)

La información en pantalla fue tomada de los juegos.

De esta manera, una combinación la pasión tradicional de John Madden y el afán ludópata de Hawkins, que solo quería digitalizar los Strat-O-Matic, derivaron en una de las franquicias más exitosas de la industria, una con un legado impresionante que recomendamos ver desde lejos, para entender mejor la naturaleza de las entregas anuales, el esfuerzo de EA Tiburon y la entrega personal de Madden que ya tiene 88 años y que, a pesar de su estatus como leyenda de la NFL, ahora es recordado por los juegos y no por sus méritos deportivos.

Es algo que el mismo reconoce: “Ya es mucho más grande que yo (la franquicia), cuando mis nietos lo juegan no lo asocian con su abuelo, no piensan en mí, solo piensan en jugar Madden”.