Uno de los sucesos fundamentales de la historia universal de la humanidad, la Primera Guerra Mundial, ha sido inmortalizado en una variedad de juegos.

Aunque carece de la facilidad narrativa que ofrece la Segunda Guerra (“estos son los buenos y estos los malos”), el legendario conflicto armado de principios del siglo XX involucra una mayor exploración histórica.

El mundo era diferente. Imperios con siglos de antigüedad darían sus últimos pasos en los campos de batalla europeos y se establecería el paso firme en dirección a la modernidad que define a la raza humana.

Muchos de estos títulos contienen la misma intención artística de narrar los sucesos de la guerra de una manera balanceada, sin tomar partido ante las facciones en conflicto. Del mismo modo, el enfoque más común es ver los horrores del conflicto armado desde sus entrañas.

Commander: The Great War

Uno de los inicios fundamentales para este conteo es el género de la estrategia, que nos muestra el conflicto armado desde una visión de completo control. Por ello, Commander: The Great War nos lleva a nuestro consejo de guerra.

Desde una postura directiva, controlamos el destino de una facción en medio del conflicto armado, luchando por manejar nuestros recursos y coordinar a nuestro ejercito en función de nuestros objetivos.

Esta es la parte más importante, al tener que demarcar si queremos llegar a la paz negociada o a una conquista total a sangre y fuego. Commander: The Great War está disponible en Steam para PC y App Store para dispositivos iOS.

Battlefield 1

A pesar de su título, este es el decimoquinto juego de la serie Battlefield, que durante años mantuvo a Electronic Arts en los cómodos prados de la Segunda Guerra Mundial, antes de saltar al primer conflicto.

Enfatizado en adaptar el combate a las armas del período, Battlefield 1 incorpora una gran cantidad de trabajo en equipo, incluyendo instancias de manipulación de vehículos, como tanques y aviones.

Sin meterse dentro de sus intrincadas situaciones, se busca crear esa sensacción de acción trepidante que tienen los shooters comerciales, con resultados discretos gracias a tener que habitar el mismo ecosistema que Call of Duty.

Battle of Empires 1914 – 1918

Una exploración de orden táctico a la Gran Guerra, en este juego se puede ver la devastación directa del conflicto desde una perspectiva isométrica. Con una distribución de tropas en terrenos para atacar y defender, la idea es alcanzar la victoria sin importar el costo.

Manejando a nuestros soldados, construyendo trincheras y fortificaciones improvisadas, a medida que tomamos nuevos objetivos en una constante transición de la defensiva a la ofensiva.

Altamente recomendado para quienes deseen vivir la guerra en una estética más allá de las figuras en el mapa, pero sin estar dentro de las trincheras.

Rise of Flight

La Primera Guerra Mundial marcó el primer uso de las aeronaves en combate, otorgando una superioridad sobre las fuerzas terrestres, que solo podían rezar ante la aparición de los acorazados alados.

Rise of Flight nos lleva a vivir la aventura desde el aire. Un avión y dos ametralladoras desde una perspectiva en primera persona es todo lo que tenemos para cumplir con el deber de la guerra.

En alucinantes duelos aéreos clásicos, pasamos de la calma de un simulador de vuelo a la violencia de la batalla en un abrir y cerrar de ojos, así como la posibilidad de llevar fuego desde el aire a nuestros enemigos en la tierra.

Verdun

La batalla más larga de la historia moderna no puede quedarse fuera de este conteo, con el videojuego que exploró en detalle cada una de sus situaciones. El conflicto más importante del Frente Occidental que duró más de 11 meses entre Francia y Alemania.

Lejos de ser un FPS común, estamos frente a una de las visiones más cruentas de la Gran Guerra que se hayan visto en un juego, donde nuestro personaje, un soldado en las trincheras, se abre paso como pueda a capturar el espacio enemigo.

Interpretando tanto a los alemanes invasores como a los franceses defensores, nuestro impacto en la lucha puede ser mínimo, pero también es monumental si se alcanza la meta dentro de esta batalla.

Pudiendo mantener la historia como está o alterándola por completo, Verdun es la primera parte de la historia de los dos frentes.

Tannenberg

De los mismos creadores de Verdun, M2H y Blackmill Games, Tannenberg nos conduce al lado opuesto de la Gran Guerra, el Frente Oriental.

La región de Tannenberg, hoy el pueblo de Stebark, Polonia, fue el escenario de la batalla más cruenta entre los imperios de Rusia y Alemania, que impusieron la superioridad de la tecnología sobre la fuerza bruta.

Rusia movilizó un ejercito gigantesco de más de un millón de hombres a invadir Alemania desde el Este, mientras luchaban en el Oeste contra Francia y Gran Bretaña. En su contra, los alemanes respondieron con una movilización de tropas masiva en trenes, permitiendo atacar a los rusos en distintos puntos.

Este es el escenario que nos muestra Tannenberg, que nos traslada de nuevo a las trincheras en un FPS, aunque con mayores armas experimentales y distintas visiones de la guerra. La fortaleza en números de Rusia y las armas especiales de los alemanes están a nuestra disposición.

El resultado de la Gran Guerra fue que el mundo cambiaría para siempre. El Imperio de Alemania caería ante las fuerzas aliadas de Occidente, así como los viejos regímenes en Rusia y Turquía, que darían paso a un nuevo mundo. Pero las viejas heridas no sanarían y las armas volverían a ser alzadas en el planeta entero.

Escribir un comentario