Netflix no es una plataforma reconocida por cerrar puertas, sino por abrirlas e imprimir su propio sello, alterando la industria en el proceso.

Tras esencialmente provocar un cambio de paradigma en el entretenimiento, la plataforma continúa abierta a las posibilidades de expandir su contenido. En una entrevista para Variety, Reed Hastings, CEO de Netflix, lo manifestó expresamente.

El cuestionamiento del portal de noticias del espectáculo era en dirección a contenidos que no están presentes en Netflix, específicamente noticieros y deportes. Pero Hastings incluyó a los videojuegos y al “contenido generado por usuarios” como eventuales objetivos para el futuro.

¿Qué indica esto? La posibilidad de que veamos dentro de la plataforma más contenido original similar al de YouTube o Twitch y en relación con los videojuegos, el desarrollo de más producciones asociadas con franquicias o el desarrollo de una plataforma dentro de esta industria.

Como ya se ha visto con otras áreas, Netflix siempre tiene la disposición y la dirección de llegar con fuerza en cualquier mercado, siendo comúnmente su punto más débil el ser “los recién llegados” a una industria establecida.

Teniendo que armarse de personal experimentado y capacitado para desarrollar producciones exitosas, como ha ocurrido con el anime, la idea de que Netflix logre meterse en la industria de videojuegos propiamente tendrá seguramente una dirección similar.

Por otra parte, en el terreno de producciones basadas en franquicias de juegos están en un punto mucho más firme. En la eterna rebatiña de compañías como Amazon, WarnerMedia o Disney por conseguir los derechos de franquicias, Netflix siempre está allí marcando la pauta.

Probablemente su mejor carta de presentación es la consistencia. Mientras que series de Amazon Prime o HBO están en un eterno limbo de producción, Netflix cumple con sus estrenos regularmente. Siendo todavía el estándar en este tipo de contenidos.

Escribir un comentario