La reciente solicitud de Epic Games por ser restituidos a la plataforma App Store de dispositivos iOS llamó poderosamente la atención del mundo.

Desde el inicio de este peculiar conflicto de millonarios, se han dado posturas de un nivel de confrontación que raya en lo ridículo. Pero un reciente análisis de parte del portal británico Buy Shares expone una situación tangible.

Tras analizar las ganancias reportadas por Epic Games en las plataformas móviles de App Store y Google Play, se develó que la compañía de juegos podría perder una auténtica fortuna de continuar separada de estas plataformas.

Solamente con las pérdidas de Apple, la firma estima que Epic perdería 26,7 millones de dólares al no estar en su tienda… cada mes.

Una pérdida singular de ese tamaño es algo que una empresa de ese calibre podría manejar sin demasiados problemas. Pero es la prolongación del asunto lo que hace mover a la compañía para buscar una solución.

No se ve bien en un reporte anual de accionistas una pérdida de más de 320 millones, ni siquiera en su formato trimestral, con caídas de 100 millones aproximadamente. Todo esto, además, no incluye las pérdidas potenciales de Google Play y los costos de los litigios con cada una de estas compañías.

¿Por qué arriesgarse?

Lo más interesante de esta situación es que parte de una singular ambición de Epic Games de cobrar sus micropagos en violación de los términos y condiciones de Apple y Google Play para Fortnite.

Convencidos de que el porcentaje cobrado era muy alto, Epic Games lanzó una inverosímil campaña publicitaria con el objetivo de “salvar” a Fortnite de la tiranía de Apple. Tras la necedad de Epic en redes sociales, llevaron su querella hacia donde debieron desde el principio, a tribunales.

Es allí donde Epic Games y Apple, con Google en un litigio parte, deberán negociar o aceptar que no tienen manera de arreglarse. Todo por sacar mas dinero de micropagos.