Muchos han sido los dispositivos que han quedado obsoletos con el tiempo, hemos hablado de muchos de ellos acá, hoy vemos muchos remakes y reediciones mini y estos forman parte de los títulos más vendidos y las plataformas más populares. Por lo tanto, la nostalgia vende bien y si no que se lo pregunten a Mario y trigésimoquinto aniversario.

No obstante hoy no hablaremos de juegos, al menos no directamente. Hoy toca hablar de personas, perfiles de empleados que en su mayoría son anónimos y que pusieron su grano de arena para que la industria tomara la forma que conocemos hoy día, héroes de 8 horas de trabajo de lunes a viernes que tenían sus propias capas en forma de chaquetas “blasers”.

Tener una de estas era un verdadero sueño para muchos.

Consejeros expertos

Nos referimos a los “Game Play Counselors” o los Consejeros de videojuegos que nintendo creó a finales de los 80 por propósitos comerciales y que se mantuvieron en activo por más de 15 años en varias oficinas de Estados Unidos, eran los principales ayudantes de los jugadores de NES, SNES y Game Boy y los guías de mazmorras más admirados por los niños.

Estos Consejeros fueron un mito para la mayoría de los latinoamericanos que realmente no sabíamos que incluso tenían tiempo para atender las llamadas en español. Nintendo comenzó a publicitar la presencia de estos guías a través de la revista Nintendo Power en 1988, pero hubo poco publicidad para los Consejeros hispanos por lo que básicamente eran mayormente conocidos en los Estados Unidos.

Este era el número de teléfono que te sacaría de problemas.

Pero ¿que era un Consejero de videojuegos? Pues básicamente un afortunado empleado de la pequeña Nintendo de los 80 que recibía todos los beneficios de un trabajo formal sin necesidad de títulos universitarios o incluso experiencia previa, lo que necesitabas era ser bueno en videojuegos y tener buena memoria.

La idea era que pudieras recitar de memoria dónde quedaba el contenedor de corazón número 4 de The Legend of Zelda o la segunda llave de la segunda mazmorra de Fina Fantasy III ya que todos los jugadores de América iban a llamar para conocer la respuesta y el Consejero debía estar listo para darla y guiarte por el juego.

El primer Zelda no era precisamente fácil.

La lógica de Nintendo era simple: mientras más juegos completes, más juegos comprarás para ocupar tu tiempo. No convenía nada eso de diseñar un juego difícil y que la gente abandonara la aventura y se dedicara a otra cosa, el ritmo de compra era más lento si el jugador se quedaba atascado así que había que darle un empujoncito y ahí entraban estas personas para ayudarte a pasar el juego, y a comprar otro rapidamente.

Veteranos de la época

Personas como Sean Bloom, uno de los Consejeros de Nintendo giraba entorno a jugar y jugar, atender llamadas, usar las herramientas a su disposición y ayudar a las personas lo más rápido posible para darle su espacio al siguiente jugador con dudas. Bloom habló de su antiguo empleo en el segundo episodio de High Score, el documental de Netflix, el cual recomendamos ver por el material audiovisual de gran valor.

De lo que no pudo hablar Bloom fue de los grandes carpetas encuadernadas que hacían de guía visual para muchos trabajadores. Por suerte, se han descubierto dos que han acabado en manos de terceros gracias a casas de empeños que no han sabido o no han querido explicar cómo se hicieron con una.

Sean Bloom en el documental de Netflix.

Las “binders” eran grandes cuadernos azules con múltiples guías de los juegos más populares del momento, The Legends of Zelda, Final Fantasy Legend, Dragon Warrior, juegos que pasar directamente sin guías o sin ayudas era casi imposible, no era una buena época para el jugador casual o el poco paciente.

El YouTuber Metal Jesus logró conseguir una y mostrarla a sus suscriptores en su canal, es un documento sumamente interesante que revela que los Consejeros hacían mapas a mano para facilitar la orientación y poder comunicar rápidamente al jugador cómo llegar a esa zona que se le resistía. También había todo tipo de tips y esquemas, por lo que era esencial para el trabajo diario de un Consejero.

Casi toda las guías eran hechas a mano, algunas veces con ayuda del desarrollador y otras no tanto por lo que el esfuerzo se puede percibir en los dibujos y texto que vemos en el video de Metal Jesus.

Eruditos del pasado

Por su parte, Archon 1981, otro YouTuber, logró crear un museo que representa el lugar de trabajo típico de uno de estos empleados ente los 80 y 90. El museo se presentó en la Retro Gaming Expo en Pasadena, California, el pasado marzo y tenía chaquetas originales, los cuadernos azules y otros objeto típicos de una oficina de Consejeros.

Archon también logró reunir a cuatro de estos ex empleados de Nintendo en un panel de la Portland Retro Gaming Expo. Es un video de más de 40 minutos y en inglés, pero vale la pena si conoces el idioma, estos ex Consejeros cuentan varias de sus historias en el panel y confiesan que se sentían ser parte de los trabajadores como el mejor empleo del mundo.

Casualmente, está conversación sobre los Consejeros atrajo la atención de otro de ellos a los comentarios del canal de Metal Jesus, allí revela que trabajo hasta 1995 y que las famosos binders azules no eran tan primordiales como creíamos ya que las verdaderas guías estaban todas en las computadoras y que el materiales físico era suplementario y se usaba en el caso de que los dispositivos electrónicos fallaran. Lastimosamente no reveló qué ha sido de este material luego de que los Consejeros fueran desplazados.

Espacio de trabajo recreado por Archon para su museo.

El internet, el nuevo consejero

¿Y qué los desplazó? Bueno, ellos mismos lo admiten en el panel de Archon 1981, el internet los despidió a todos con el tiempo ya que muchas webs comenzaron a recopilar el mismo contenido sin la necesidad de llamar a Nintendo, y es que las guías oficiales convivieron con los Consejeros por un largo rato, pero no fue lo mismo con el internet que quería todo para sí.

No solo había que tener memoria, también había se recomendaba jugar todos los títulos para entender las gúias.

Hoy día no tenemos figuras parecidas a los Consejeros a través de líneas telefónicas, están al alcance de una búsqueda en Google y suelen crear guías gigantescas en formato texto y vídeo para que todos podamos saber qué hacer exactamente. Estos YouTubers y creadores de contenido ya existían en los 2000 pero se multiplicaron on la llegada de los logros y trofeos por lo que ahora son los cazatrofeos los que están del otro lado de la línea telefónica.

Nintendo había pasado de ser una pequeña empresa a una enorme que facturaba miles de millones de dólares por trimestre. Esto la llevó a generar una gran cantidad de empleos, entre ellos estos extintos Consejeros que tuvieran una buena “carrera” hasta que las redes simplificaron todo. No olvidamos su esfuerzo, igual que los juegos retro, representan la obsolescencia de la era antes del internet y, aunque estos no puedan tener un remake, hoy los recordamos y probablemente merezcan el mismo aprecio que el creativo, el artista o el compositor de los juegos que exploraban de cabo a rabo para poner compartir sus secretos.