El capítulo número 24 de ‘Fruits Basket’ retoma a Yuki como el personaje principal mientras que maneja no solo a su familia, sino el desarrollo de lo que parece ser su primer amor.

Con Machi al mando de la historia en la primera parte, la secretaria del consejo estudiantil muestra los efectos de haber sido criada para ser perfecta, en una guerra por la sucesión que culminó una vez su hermano nació.

¿Cuál es tu color favorito?

Lo primero que nos presentan esta semana es un viaje al pasado, al momento en que Yuki le pregunta a Machi cuál es su color favorito y ella se queda sin palabras, la diferencia es que en esta ocasión lo vemos desde la perspectiva de la secretaria del consejo estudiantil.

Desde el momento en que Yuki hizo la pregunta, Machi se ha cuestionado quién es ella y por qué Yuki la perturba tanto, después de todo, es la primera persona que se interesa verdaderamente en ella, incluso diciendo que desea “ver el mundo desde su perspectiva”.

Esta situación hace que Machi revise en su interior una vez llega a casa, después de todo, ella se escapó del futuro y del perfeccionismo que le había inculcado su madre, pero acabó como una carcasa vacía, un despojo que solo hace lo que se supone debe hacer y muchas veces sin éxito.

Tú has cambiado

Cuando Machi se compara con Yuki, se da cuenta de que, a diferencia de los cambios que ha dado él, pasando de ser el chico amado pero frío de la escuela al presidente del consejo capaz de bromear y reír, ella sigue siendo una persona aburrida desde su infancia.

Al día siguiente, se despierta tarde para la reunión y sale de casa discutiendo consigo misma y Yuki. Le es difícil comprender que le gusta, se siente como una muñeca vacía que no le importa a nadie y ella tampoco le da mayor importancia a los demás.

La buena noticia es que si hay un cambio para la secretaria, ya que una vez se consigue con Yuki en la estación, es capaz de discutir con él luego de que su bolso cayera al piso y dejara al descubierto que guardó la hoja que le regaló Yuki en episodios pasados.

Noche vieja

En la tercera parte tuvimos un vistazo de Tohru compartiendo con Kyo y Rin en la casa de Shizuma, debido a que la protagonista se quedó con ellos para celebrar el año viejo juntos, mientras Yuki y Shigure asisten al banquete del zodiaco.

Debido a que Yuki fue por cuenta propia, Akito lo tomó como una señal de que quería volver a su lado, pero en su lugar Yuki confesó que está cansado de culpar a todos por sus problemas, lo perdona y Akito se enfurece con el ratón.

Tras golpearlo y cortarle la frente con un jarrón, Akito se retira del banquete, Yuki, rescatado en brazos por Ayame, es asistido por Hatori, con quien se disculpa por tener rencor desde pequeño y así acaba un año viejo más en el estado Sohma.

Ideas finales

Si bien el arco de Machi y cómo se siente estuvo interesante, la realidad es que Yuki sigue siendo la estrella, no solo es capaz de ser honesto con ella como nadie más, sino que además está enfrentando su pasado con todo lo que tiene.

Desde ir al estado Sohma para enfrentar a su madre, la forma en que se relaciona con Ayame y hasta ir al banquete solo para ser honesto con Akito, son muestra de lo serio que se ha tomado la segunda oportunidad de conocer a Tohru.

Con la valentía de Yuki, si algo quedó claro es que Akito se sintió atacado personalmente ante el desapego y la falta de control que sintió el dios, pero lo más importante es que vio no solo en sus ojos que algo que acabó, sino que recordó los ojos de alguien más que quizá pasó por lo mismo.

¿Qué te pareció el capítulo 24 de ‘Fruits Basket’? Con todo lo que ocurrió no tocamos los celos de Hatori ante las preguntas de Shigure o de la cara siniestra que puso el perro una vez Haru se fue de la casa, por eso hablemos de ellos abajo en los comentarios.