Microsoft ha aclarado en una entrevista con IGN que los juegos de la Series S pesarán menos debido a que las texturas de resoluciones más altas no estarán disponibles para la consola. La resolución 4K será algo exclusivo de la Series X por lo que los desarrolladores podrán elegir qué incluir en la copia de Series S.

Esto lo explicó Jason Ronald, director de proyectos en Microsoft, por lo que una de las preocupaciones que tenían la mayoría de los jugadores se ha disipado. El anuncio puede que llegue un poco tarde, ya que la noticia generará menos tráfico que el anuncio de las consolas y es probable que las ventas de la Series S se vean afectadas.

Herramienta inteligente

Las palabras de Ronald fueron estas:

“Con un objetivo de rendimiento de 1440p a 60 fps, nuestra expectativa es que los desarrolladores no envíen sus mapas MIP de más alto nivel a Xbox Series S, lo que reducirá el tamaño de los juegos. En última instancia, los controles están en manos del desarrollador. Hemos tenido esta tecnología por un tiempo que permite a los desarrolladores elegir inteligentemente qué activos instalar en qué dispositivo están jugando. Por lo tanto, la flexibilidad está en manos de los desarrolladores para asegurarse de que estén disponibles los activos adecuados”.

Como dijimos, una de las razones por las que Series S no pintaba tan bien era su almacenamiento de solo 512 GB. También fue uno de nuestros argumentos para elegir la Series X como una opción más viable, ya que comprar más almacenamiento para la Series S costaría igual que una Series X.

De esta manera, la Series S podrá aprovechar mejor esos 512 GB y se abre una nueva vía de progreso en el gaming que es la descarga de datos prioritarios. Aquellos jugadores que no quieran descargar la resolución 4K (porque no jugarán en ella), deberían poder elegir descargar solo los archivos adecuados y usar menos espacio en su SSD o HDD. Si esta herramienta de Microsoft es aprovechada por los desarrolladores, lo más probable es que no tardemos en verla en otras plataformas.