Los anuncios de PlayStation 5 y el inicio de su preventa arrancaron con una gran anticipación de parte de los usuarios y, tristemente, como una oportunidad dorada para revendedores.

Mientras que Sony impuso restricciones en tiendas locales del país del sol naciente de impedir preventas simples sino de ofrecer sistemas alternativos, Amazon Japan decidió operar como si estuvieran vendiendo cualquier cosa.

El resultado de su preventa simple de las consolas de Sony terminó en que se agotaran en tan solo segundos de haberse publicado, de la mano de revendedores profesionales. Tan rápido como se terminaron, aparecieron listas de ventas de la consola a precios exorbitantemente altos en la misma plataforma.

Llegando a cifras insólitas como medio millón de yenes (casi 5.000 dólares), la preventa de Amazon Japan fue tan desastrosa que muchos compradores resignados se llevaron un chasco todavía más fuerte al no tener la posibilidad de cancelar su orden.

De esta manera, los pobres usuarios podrían obtener una PlayStation 5 a precio de extorsión solamente por querer estar a la vanguardia del mercado. Un movimiento terrible de Amazon Japan que dejará una huella fuerte en sus usuarios.

Sin embargo, reportes de IT Media señalan que Amazon ha tomado cartas en el asunto, revisando estas ofertas una a una y retirándolas del servicio, según su criterio de violación de los términos internos de la compañía.

¿Qué significa esto? Esencialmente se trata de eliminar las publicaciones que tengan costos exorbitantes que se salgan de los criterios internos de la compañía. Pero deberán operar rápido antes de que se de algún intercambio monetario.

Fuera del terreno de Amazon Japan, diversas tiendas del país presentaron un sistema de sorteos al azar para sus suscriptores, con el fin de premiar a usuarios con el acceso a la preventa, en el caso de no haber sido seleccionados por la misma Sony.

PlayStation 5 llegará a países selectos, incluyendo Japón, el 12 de noviembre, mientras que el 19 de noviembre llegará al resto del mundo.