Ha llegado finalmente el momento en que todos sacamos la calculadora y revisamos cual será la inversión que terminaremos realizando en videojuegos.

Las navidades estarán cargadas de plataformas que le darán vida a la nueva generación de este medio de entretenimiento, con nuevos límites para lo que veremos en nuestras pantallas. Sin embargo, no podemos tenerlo todo en la vida y, especialmente en medio de 2020, debemos ser cuidadosos con el dinero.

¿Cuál es la oferta que tenemos sobre la mesa? ¿Qué sistema nos conviene más? PlayerOne ofrece un análisis sobre los pros y los contras de cada plataforma en el mercado, para ofrecer la mejor guía ante esta compleja tarea.

PC: El poder puro no se discute

En términos de capacidad pura, la PC es el sistema de videojuegos más poderoso de toda la industria sin discusión alguna. Es el estándar por el cual se miden los límites a los que pueden llegar los juegos de más alto nivel.

En medio de este escenario, los componentes actuales de alto nivel pueden todavía estar a la altura de lo que pueden ofrecer sistemas como PlayStation o Xbox y mantenerse en lo más alto. Pero este no ha sido el caso en esta ocasión.

Durante la contienda entre Sony y Microsoft, compañías como Nvidia y AMD ya han puesto sobre la mesa los componentes específicos que el público gamer puede querer de esta plataforma. Exhibiendo un nuevo poder que nos ha dejado a todos boquiabiertos, PC ha mostrado sus músculos y ofrece a sus usuarios «algo que comprar» en este período.

Pero esta musculatura viene con una contra muy fuerte: es costosa. La PC es una plataforma que puede ofrecer mucho más que solo videojuegos, pero, a la vez, el costo de mantenerse a la vanguardia es muy superior al de varias consolas juntas.

Nintendo Switch: La conveniencia de la familiaridad

La consola híbrida de la casa de Mario aterrizará en la nueva generación exactamente en el mismo punto en el que dejará a la anterior, como la alternativa carismática y singular del mercado.

Podría caracterizarse como el opuesto exacto de la PC, al representar costos muy bajos por cada juego, sistema y periféricos. Sirviendo como un sistema muy cómodo para un número importante de jugadores de muchos sectores.

Pero no es solo la conveniencia del sistema lo que garantiza su éxito. Nintendo Switch se sostiene por tener en carácter exclusivo a las franquicias más populares de toda la industria. Iconos de la cultura pop como Mario, Link o Sonic son capaces de llamar a los gamers como marcas de mayor presupuesto no son capaces de hacer.

Sin embargo, su debilidad para este período viene de la ausencia de estrenos de peso que la acompañen para las navidades. Sin un título de Mario, Zelda o Pokémon en las listas de espera, no habría un impulso en comprar una Switch con toda prisa. Todo esto en el caso de que no se tenga ya en las manos.

Xbox Series X/Series S: Impulsando la marca

Uno de los sistemas que protagonizan la guerra de consolas de 2020. Siendo el equipo que dispara primero, que hace más ruido y que pone su marca en la mayor cantidad de espacios, apuesta por una estrategia de múltiples niveles.

Lo hemos estado viendo desde 2019, con el establecimiento de Xbox Game Pass para sus consolas, PC y, a partir de esta semana, dispositivos Android. Con el fin de impulsar el nombre Xbox más allá de sus consolas.

Con esta idea de establecimiento de su marca, desarrollaron una consola de alto poder con la que pretenden expandir sus límites técnicos, añadiendo además la idea de ofrecer diversas gamas de consolas desde el inicio.

El anuncio de la Series S, una versión reducida de la Series X ofrecida a un precio reducido y con capacidades más bajas en comparación a su versión principal. Dando de un solo golpe una oferta multinivel para una gran cantidad de usuarios.

La otra cara de la moneda es una carencia bastante importante de títulos nuevos que hagan que la consola sea algo más que solo un sistema comparativamente bueno frente a la competencia.

Con juegos como Halo: Infinite o Senua’s Saga: Hellblade II no son exactamente títulos que sean capaces de competir golpe contra golpe con lo que tiene PlayStation 5 entre manos.

PlayStation 5: Siguiendo el legado

Para cerrar esta lista se hablará del sistema que dio la información fundamental de su oferta tras conocer la de todos los demás, PlayStation 5.

La quinta generación de sistemas de Sony ha seguido una ruta de mantener su identidad en cuanto a su servicio, aunque aplicando cambios de importancia en torno a su estética.

Siendo frontales en su oferta de crear una consola que hereda el legado de PlayStation 4, su nuevo sistema ofrece juegos de un nivel técnico altamente superior, a la vez que mantienen su política de exclusividad para retener a los jugadores.

El carácter exclusivo del sistema, unido a la mejor oferta de juegos hasta la fecha, colocarían a la consola de Sony como la potencial ganadora de un duelo de costo-valor contra las demás, pero hay que tomar en cuenta sus lados flacos.

Las ofertas son de costo más elevado que su competencia directa, Xbox, al ofrecer una versión digital con una reducción de 100 dólares, situando a cada edición de PS5 en 500 y 400 dólares respectivamente. Incluye además el aumento directo de sus juegos exclusivos de 60 a 70 dólares, por lo que hay un mayor gasto monetario a tener en cuenta.

Veredicto

La respuesta a esta compleja situación realmente habita en mantener una postura sincera con las capacidades que, como jugadores y potenciales compradores, tengamos a nuestra disposición.

En el caso de disponer de buenas posibilidades económicas, tener el conocimiento, la paciencia y el criterio de selección de componentes y periféricos, la PC es la opción más recomendable. El alto poder demanda una gran atención a los detalles.

Nintendo Switch se mantiene como el sistema más accesible y simple que puede llegar a las manos de los usuarios. Con las posibilidades de vivir y revivir experiencias como Animal Crossing: New Horizons, Pokémon: Sword & Shield o Super Mario 3D All-Stars, el acudir a ese llamado del gaming más tradicional siempre es una opción para quienes no tengan interés en las exigencias máximas del medio.

La verdadera contienda para muchos está en la elección entre Xbox Series X/S o la PlayStation 5. Dejemos las lealtades partidistas de lado y concentremos nuestros esfuerzos en comprender los hechos.

Las ediciones principales de ambos sistemas estarán a la par en todas sus cualidades en un uno contra uno que estará realmente basado en las preferencias inmediatas. ¿Qué juegos quieres jugar primero?, ¿qué mando sientes que es más confiable? y ¿cuál servicio de suscripciones te parece el más valioso por la tarifa que vayas a pagar? son las interrogantes claves.

En los primeros términos es donde Sony saca ventaja. Hay simplemente una mejor oferta de juegos nuevos para tener a la mano desde el arranque que puedan justificar una inversión inicial de ese tamaño.

Del otro lado de la moneda está el servicio de suscripción como respaldo de la consola nueva, al ser Xbox Game Pass una plataforma lo bastante valiosa como para extender el nivel de interés y vida útil de la consola. PlayStation Plus Collection, la respuesta de PS5 a este sistema, todavía no ofrece evidencias de su desempeño real, por lo que no representa una competencia directa aún.

La jugada de ambas compañías fue la de presentar versiones reducidas de sus consolas, siendo la Xbox Series S y la PlayStation 5 Digital Edition, a 300 y 400 dólares cada una de ellas.

Aunque son más gentiles con el bolsillo, hay una diferencia importante en el poder que tiene cada sistema. Mientras que la Series S es una versión reducida, solamente digital de la Series X, la PS5 Digital Edition tiene las mismas condiciones de la consola principal, pero está desprovista de puerto de disco.

Queda en las manos de los usuarios la decisión final, pero van a ser semanas interesantes antes de mediados de noviembre, donde llegará el momento de comprar para millones de personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *