Lo que hasta la fecha ha demostrado ser lo más cercano al “Netflix de videojuegos”, Xbox Game Pass, ha superado todas las expectativas.

A pesar de estar anclado a un sistema que decididamente perdió la guerra generacional como la Xbox One, la plataforma de suscripción ha sido un éxito rotundo.

Oficialmente, Microsoft anunció con bombos y platillos que habían logrado superar los 15 millones de suscriptores registrados en la plataforma.

Esta cifra representa un aumento de 5 millones con respecto a su último conteo en el mes de abril, lo que marca un incremento sustancial en comparación con todo el recorrido de esta plataforma.

Pensando en el futuro

No hay nada accidental en el crecimiento de la base de usuarios de Xbox Game Pass, sino simplemente el cumplimiento de las condiciones de 2020.

En este turbulento año se han dado las condiciones para un crecimiento insular de los videojuegos. Hay más personas en casa con más tiempo disponible y necesidades de entretenimiento.

Sumado al hecho de que existe una oferta de mejores sistemas con los cuales cerrar el año y que la mejor manera de disfrutarlos es a través de esta plataforma, las condiciones están dadas.

El auténtico valor, cómo ya se ha comentado en el pasado, está en la compra de Xbox Game Pass Ultimate. La edición máxima de la plataforma extiende una cobertura completa que abarca más allá de las consolas Xbox.

En lugar de solamente estar anclada a consolas, Ultimate ofrece un jugoso catálogo para PC y, recientemente, para Android a través de Cloud Gaming.

Nada más la idea de tener todos estos juegos al alcance de la mano ya dan fe del valor que se le puede sacar a este sistema, siendo su número de suscriptores una auténtica ganancia para la marca norteamericana. Aún quedará por ver si la respuesta de Sony está a la altura.