Después del anuncio del lanzamiento de la consola de nueva generación, comienzan a saberse más detalles de características tan importantes como el disco duro, las tarjetas de expansión y los tiempos de carga.

Sobre los tiempos de carga, se supo que tarda aproximadamente entre 8 y 10 segundos para descargar 2,4 GB de datos en comparación con los 50 segundos que tardaba la vieja consola Xbox One.

Según un video publicado por Microsoft, explicaron que el SSD está diseñado para que su rendimiento sea sostenido y no al máximo, pues si esto fuera así, traería una especie de desvanecimiento de la potencia a medida que el aparato se caliente, por lo que de esta forma el rendimiento es más consistente.

Aseveró el personal de Microsoft que este almacenamiento SSD permitirá igualmente, aumentar la memoria con la tecnología aplicada de Xbox Velocity Architecture, lo que permite que el paquete de juegos que se encuentren almacenados se traduzca en una “memoria extendida” llegando a los 100 GB.

Mayor velocidad en la nueva generación

Informaron que la Xbox Series X tendrá un SSD NVMe personalizado de 1TB mientras que la Serie S tendrá un SSD NVMe de 512 GB, es decir, la mitad, pero aún así, la velocidad será mucho mayor en ambas en comparación con cualquiera de las consolas anteriores.

Por otra parte, se supo que los discos de expansión de Xbox Series X han comenzado a aparecer en algunas tiendas de Europa y la sorpresa ha sido que su precio es más accesible de lo que en un principio se pensaba, pues ronda los 173 euros.

Es más que seguro que con las bondades que traerá estas tarjetas donde destaca su capacidad de 1TB aunado a los nuevos juegos que vendrán con la consola, los usuarios harán fila para tener como mínimo una en sus dispositivos, aunque se supo también que de momento, estas tarjetas han desaparecido de las páginas web pero muchos aseguran que es por la congestión en la reserva de la Xbox Series X y S.

Escribir un comentario