Hoy era el día más esperado por los fans de Xbox, al iniciar la preventa de las consolas de nueva generación de Microsoft.

Al poder reservar la consola antes de su salida del 10 de noviembre, la compra de 499 o 299 dólares por cada una de las consolas, las posibilidades de tenerla estaban muy cerca para quienes pudieran costearlo.

Pero la demanda fue mucho más rápida. Diversas fuentes apuntan a que la Xbox Series X se agotó en pocos minutos de preventa, saliendo de stock en la mayoría de las tiendas en las que estuvo disponible.

Aunque la Series S todavía tiene, hasta los momentos, algunas unidades en venta en portales más pequeños, pero es muy probable que estas sean vendidas o, como otras personas reportan en Twitter, que los portales no aguanten el tráfico.

El principal temor de esta situación es que se trate de un ataque masivo de revendedores que estén tomando por asalto las compras de las Xbox Series X y Series S para devolverlas al mercado con sobreprecio.

Siendo la ocurrencia que ha dominado los últimos días en la industria, con los fiascos que han sido las preventas de PlayStation 5 y la familia de tarjetas gráficas Nvidia GeForce RTX 3000.

En ambos casos, los revendedores encontraron una mina de oro en muchos territorios, obligando a plataformas como Amazon a tener que revisar numerosas reservas por si violaban sus términos y condiciones.

Pero, hasta los momentos, no se ha confirmado que sea este el caso de la Xbox Series X, por lo que resta esperar hasta que se den reportes más concretos sobre la preventa de parte de Microsoft.

Los usuarios han manifestado su descontento en redes sociales, más que su agrado por conseguir la consola, afirmando que no hubo oportunidad para conseguir las consolas desde el inicio de la preventa. Resta ver qué terminará ocurriendo.