Tras una larga pausa ocasionada por el COVID-19, la adaptación al anime del manga de Natsuki Kizu, ‘Given’ por fin se estrenó en las salas de cine de Japón.

A la cuarta semana de su estreno, esta adaptación cinematográfica había logrado vender más de 100.000 entradas. Contextualicemos, estas 100.000 entradas se vendieron durante la pandemia, en una época cuando la gente tiene miedo de ir al cine o entrar en espacios cerrados. Sobre ese hecho, la nueva película de ‘Given’ logró posicionarse entre los primeros puestos de ventas durante el mes de agosto y las primeras semanas de septiembre.

Este gran logro para esta franquicia nos hace preguntarnos, ¿hay algo de especial en esta serie de manga y anime? ¿Qué es lo que le ha hecho  sobresalir? Para responder estas preguntas, vimos los 11 episodios de la adaptación al anime del manga escrito Natsuki Kizu y publicado Cheri+ y, la verdad, quedamos encantados.

Given 101

El manga de Given se publicó por primera vez el 30 de abril del 2013 y aún está en emisión. Por otra parte, el anime se estrenó 6 años después el 11 de julio del 2019 y terminó su emisión el 19 de septiembre de ese mismo año.

Esta franquicia nos cuenta la historia del enamoramiento adolescente entre Ritsuka Uenoyama y Mafuyu Satō un par de estudiantes de secundaria. Para ahorrarnos tiempo, aquí les dejamos la sinopsis que hace Crunchyroll sobre el argumento del anime para ponernos a tono:

“Ritsuka Uenoyama es un joven que se aficionó a la guitarra siendo muy joven y tras mucho esfuerzo, consiguió alcanzar el nivel que quería, pero la guitarra que tanto amaba ha perdido su brillo y no le divierte ni le apasiona como antes. Un día, conoce a Mafuyu Sato, un joven que se aferra a una guitarra con toda su alma pese a que no sabe tocarla. Mafuyu le pedirá hasta el cansancio que le enseñe a tocar haciendo que todo en la vida de Ritsuka cambie y la música acelere nuevamente su corazón”.

En resumen, este anime se trata de música, amor y chicos lindos. Cualquiera pensaría que es la receta ganadora para hacer una producción increíblemente popular. Pero Given va poco más allá. Esta franquicia pertenece, evidentemente, al género Shonen-ai o Boys-Love. Es decir, Natsuki Kizu toma los mejores temas del yaoi tradicional los pule y los modifica para presentarnos un claro ejemplo de porqué esta vertiente del anime y el manga cada vez toma más fuerza dentro de su público objetivo. Hace todo esto para darnos a Given.

Problemas en el paraíso, por qué el yaoi era criticado

Como todas las formas de arte, el manga yaoi ha recibido fuertes críticas. En esta oportunidad, nos centraremos en tres. Las elegimos porque  creemos que son las fallas nucleares de este género:

  1. En las historias yaoi los personajes masculinos no se ven así mismo como homosexuales o bisexuales. Estos personajes en vez de asumir su nueva identidad sexual, se veían así mismos como “una persona que se enamoró de alguien de su mismo sexo». Poniendo el énfasis en el tropo de que “el amor todo lo conquista” y no en la libre experiencia de la diversidad sexual.
  2. Las historias yaoi solían terminar con historias de suicidio y finales trágicos e infelices. Además de esto, era común presentar el tema de intimidad sexual, no como un acto amatorio, sino como una violación.
  3. La representación de los hombres gays. En el yaoi, era común encontrarse solamente personajes ricos, guapos y bien educados, es decir, totalmente idílicos. Esta representación sesgada de los hombres gays es considera como sus detractores como una forma de incrementar la discriminación hacia la comunidad homosexual, especialmente la comunidad gay.

    La crítica Masaki Satō  lo declaró en su carta abierta que publicó en 1992. En dicha carta Satō afirma que esta representación sólo servía “como un medio para alimentar las fantasías de masturbación de mujeres heterosexuales”.

Sin lugar a dudas, de haberse mantenido estas fallas en el género este se habría estancado y muerto por allá en la lejana época de los inicios de los años 2000. Para entender cómo fue esta transformación del yaoi al boys-love, veamos cómo Natsuki Kizu resolvió estas críticas en ‘Given’.

Llegó la hora del boys-love

Aunque nuestros protagonistas son jóvenes y aún parecen estar experimentando con sus primeras relaciones. No se les cae el mundo encima cuando se dan cuenta que están enamorados de alguien de su mismo sexo.

El mundo de Ritsuka sí se pone patas arriba. Pero la forma en que se nos presenta, sabemos que si se hubiera enamorado de una de sus compañeras, la reacción hubiese sido exactamente la misma. En el caso de nuestro tímido pelirrojo, él acepta sus sentimientos por Ritsuka de una manera natural, hermosa y liberadora. Además, a nadie sobre la faz de la tierra se le ocurriría sugerir que no fue Mafuyu quien lideró el coqueteo en este romance.

Aunque el desarrollo de esta relación es el centro del anime. Sabemos que son los otros dos miembros de la banda, Haruki y Akihiko quiénes nos demuestran como Kizu evolucionó el género en este aspecto. Estos dos jóvenes aceptan plenamente su sexualidad. Quizás, si ven el anime, noten que en ningún momento alguno de los cuatro protagonistas dice “soy gay” (o bisexual en el caso Akihiko) y lo grita a los cuatro vientos. Pero, es que no es necesario. El resto de personajes a su alrededor son conscientes, en mayor o menor medida, de que Haruki y Akihiko sienten atracción por los hombres y lo aceptan con la misma naturalidad con la que aceptan que sol saldrá todos los días.

Otro de los aspectos increíblemente reconfortantes de este anime, sobre todo el universo de las tramas amorosas, es que la historia que nos cuenta Natsuki Kizu tiene un final feliz. No solo un final feliz, si no un final feliz con amor correspondido explícitamente. Aunque parezca una tontería, este simple vuelco argumentativo, nos habla de la cómo ha evolucionado este género. Ya las historias de relaciones románticas entre personas del mismo sexo no terminan con un suicido, ya no hay vergüenza, ni culpa.

Se podría decir que Kizu está plenamente consciente de este hecho, dado que la historia de Give, tanto en el anime, como el manga viene desde un suicidio. Como inaugurando un nuevo tiempo para este género, al mismo tiempo que lo hace para Ritsuka y Mafuyu.

No todo puede ser perfecto, ¿verdad?

El filósofo matemático Bertrand Russell dijo una vez: “Nadie debería creerse perfecto, ni preocuparse demasiado por el hecho de no serlo”.

‘Given’ trae un aire refrescante al mundo del anime. Sin embargo caeríamos en un error si no pudiéramos ver algo muy simple, este anime es hecho para el disfrute de las mujeres. Por ende, su representación de lo masculino, la masculidad y la homosexualidad está distorsionada.

Los personajes de ‘Given’ aunque no son ricos, sí son guapos y talentosos. Al ver el anime o leer el manga, cualquier mujeres heterosexual o bisexual podría elegir rápidamente a su favorito. Estos personajes son mucho más carismáticos, creíbles y accesibles que muchos otros personajes icónicos del género, siguen obedeciendo a una fantasía femenina.

A pesar de este defecto, este anime es sin duda una de las joyas de la corona del animación Lerche. La dirección de Hikaru Yamaguchi ha sido tan elogiada como la banda sonora del anime. Aquí les dejamos el video oficial de la canción que Mafuyu toca justo antes de besar a Ritsuka. Seguro les partirá el corazón como a nosotros. No olviden decirnos qué les pareció, los esperamos en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *