Un extenso reportaje en Medium sobre las nuevas Xbox nos deja ver una imagen de los primeros prototipos de la Series S hechos a cartón incluso antes de que los diseñadores supieran qué iba a tener dentro la consola.

De acuerdo con Nicolas Denhez director del diseño de las consolas, su equipo llevo varios de estos diseños oficiales a hogares de jugadores Los Ángeles para ver si reacción y determinar en dónde podría ubicar una consola como la que terminó siendo la Series S.

Diseños iniciales

Retos de artista

Y es que el mismo Denhez admite que intentan hacer una consola atractiva a pesar de que el centro de todo son los juegos. “Cuando apagas la consola, sólo queda el hardware por lo que te debe gustar”, comenta. Es por eso que inicialmente iba a ser más parecida a la Series X, negra y rectangular.

Con el tiempo el diseño se fue yendo hacia el color blanco, hasta que finalmente de decidieron por una combinación ente blanco y negro. El saber su hardware también ayudó ya que la falta de una unidad de disco significaba que la consola no se iba a calentar tanto, por lo que también había que agregar menos ventiladores. Todo esto y más nos llevó al diseño de ahora que es un 40% más pequeño y ligero que una Xbox Series X.

Por último, desde Microsoft comentan que el mayor reto ha sido diseñar una consola que destaque pero que no deje de ser un elemento más en la sala, que encaje bien y que no parezca fuera de lugar.

Ciertamente estos diseños son cosas de gustos pero no deja de ser un logro que semejantes máquinas capaces de resoluciones 4K y 1440p quepan en un espacio tan reducido.

La Xbox Series X y la S se lanzaran globalmente el 10 de noviembre

Escribir un comentario