El programador y diseñador, Brandon Popovich, ha acusado a Ember Lab de muchas malas prácticas laborales que podríamos resumir en que no cumplieron ninguna de las promesas que le hicieron al desarrollador y que derivaron en falta de pagos y varias secuelas emocionales para Popovich.

El reportaje viene de parte de VGC, este fue el medio al que Popovich decidió comunicarle lo sucedido y que por ahora ha podido corroborar que muchas de las cosas que cuenta Popovich se ajustan a la realidad. Ember Lab, creadores de Kena: Bridge of Spirits, también compartieron un comunicado a VGC que se puede leer acá.

De Unity a Unreal Engine 4

De acuerdo a la historia de Popovich, Kena tendría al menos 5 años en desarrollo y el habria trabajado en un período de 9 a 12 meses entre el 2016 y 2017. El programador afirma que fue contratado para migrar el juego de una build en el motor Unity a una en Unreal Engine 4 que es el que el juego usa ahora mismo.

También afirma que se le ofreció una paga muy baja por este trabajo pero que aceptó debido a que uno de los fundadores de la compañía, Mike Grier, le prometió un empleo legal como diseñador jefe (Popovich no formaba parte la nómina), un aumento considerable en su paga y acciones dentro de la compañía. Esto iba a ser así siempre y cuando el juego generara interés y consiguieran compañías dispuestas a ayudar en el desarrollo.

Al parecer el diseñador había migrado el juego a Unreal Engine 4 pero había muchas incompatibilidades por lo que tuvo que escribir “la mayoría del código” desde cero. Esto derivó en que consiguiera un papel más importante en el juego, “ayudé a diseñar ataques, jefes, animaciones e incluso la mecánica del Rot que se ve en los tráilers”, recuerda.

Promesas rotas

Para enero del 2017 las promesas seguían en pie ya que Ember Lab consiguió una oportunidad en la GDC de ese año para presentar una demo a 17 compañías. De acuerdo con Popovich, 16 de estas mostraron interés en el juego, pero no se firmó ningún acuerdo, esto significó que no hubo dinero para seguir pagando a los empleados y tuvo que trabajar gratis por varias semanas.

Durante este proceso el programador trabajó para Act 3 Games y su juego The Fidelio Incident, así como en Blade Runner 2049: Memory Lab de Magnopus. Ambos contratos fueron “arreglados” por Ember Lab que no podía pagarle y buscó maneras de que recibiera crédito y dinero en otras empresas. No obstante en los créditos de The Fidelio Incident solo se puede ver a Ember Lab como “asistencia en animaciones adicionales”.

A pesar de que Ember Lab no estaba pagando a sus empleados, al parecer cada vez había más conversaciones sobre la falta de dinero y menos esperanzas. La relación con Popovich acabó abruptamente cuando el CCO y fundador de la compañía, Mike Grier, llamó al desarrollador para anunciarle que no iba a haber aumento de sueldo, ni bono por contrato y mucho menos la posibilidad de tener acciones en la compañía.

“Me habían ofrecido casi la mitad de lo que habían prometido, sabiendo muy bien que era menos de lo que podía sobrevivir y con lo que podía alimentar a mi familia”, comenta.

Respuesta insatisfactoria

Popovich rechazó la oferta y revela que no supo más de ellos hasta la pasada presentación de la PS5 en julio.

“Tenía la esperanza de que el juego nunca fuera anunciado o lanzado. Y luego vi el anuncio de PS5. El dolor y los terribles sentimientos brotaron en su interior. Lloré, honestamente. El tráiler que creamos juntos hace tres años en GDC es casi exactamente el mismo que se muestra. No solo eso, ciertos elementos del juego por los que presioné se muestran pulidos y bonitos”.

 

Hasta el día de hoy siento dolor e ira. Siento que fui forzado a salir maliciosamente. Ember sabía que podían aprovecharse de mí y esperaba que no dijera nada. Pero con el apoyo de mi familia, amigos y gente de la industria ahora me encuentro hablando sobre esto”.

El comunicado de Ember Lab, por su parte, habla de “acusaciones dolorosas” y “falso testimonio”. Además menciona que sí pagó por completo a Popovich, que le ofreció un cargo en la compañía que este declinó y que sus declaraciones disminuyen el aporte de los otros empleados de Ember Lab que ya habían aportado ideas antes de su llegada al proyecto.

No obstante, no hacen mención alguna a las promesas no cumplidas, a los meses sin pagar y al hecho de tomar el crédito de Popovich en los créditos de The Fidelio Incident. Así que da la impresión de que tendrán que defenderse de otra manera, ya que este incidente puede repercutir en el lanzamient del juego que fue retrasado hasta 2021.

Escribir un comentario