La absurda pelea de millonarios ya tiene fecha en el calendario, 3 de mayo de 2021, cuando Epic Games y Apple se vean las caras.

Lo que a ojos de la publicidad se insiste en vender como una pugna entre la malevola Apple y los inocentes creadores de Fortnite, es en realidad un duelo de conglomerados por la distribución de dinero de los jugadores.

Según reportes oficiales de la corte, el enfoque de la demanda será el 30% de corte de las ganancias que Apple demanda de Epic Games por cada micropago de Fortnite, siendo este el contrato estándar de la App Store.

Epic insistió en cobrar sus transacciones internas de manera independiente, violando así los términos del acuerdo. De manera calculada, la compañía de juegos hizo protestas y un gran espectáculo en redes sociales denunciando la “injusticia” de esta situación.

Pero Apple, adhiriéndose a su contrato, eliminó a Fortnite de su tienda como represalia, dejando a los usuarios del battle royale con una incómoda situación por algo que, en realidad, no debería ser su problema.

Pelea de billetes

Durante los últimos meses se ha tratado este caso como una especie de punto de honor para el público gamer, dado que muchas personas han emitido una opinión sobre quien tiene la razón en esta disputa.

La intención de diferenciar a un grupo del otro en términos del tamaño de sus compañías es altamente ridículo. Epic Games es una compañía multimillonaria apuntalada por un 40% de propiedad de Tencent Holdings, no es una microempresa familiar.

Entendiendo esto, el principio de la demanda queda evidente en una disputa sobre dinero, específicamente, el dinero de los jugadores. A Epic Games le parece injusto que no pueda tener todo el dinero de sus micropagos y a Apple no cederá sus porcentajes, especialmente en una de las aplicaciones que más genera en su plataforma.

Gane quien gane, los jugadores pierden.

Escribir un comentario