Cuando de hablar de exploraciones espaciales y razas alienígenas se trata, ‘Mass Effect: Andromeda’ es sin duda alguna, un buen juego con esa temática que merece otra oportunidad. De la mano de BioWare, fue la cuarta entrega de la saga pero con una historia independiente de la trilogía original.

Lanzado en marzo de 2017, ‘Mass Effect: Andromeda’ fue catalogada como el propio ejemplo de space-opera. Centró su historia en la galaxia de Andrómeda, donde los exploradores viven sus aventuras en cualquiera de los cien sistemas solares que componen dicha galaxia. Como es de suponer, en cada mundo que llegan, se encuentran con diferentes razas alienígenas donde algunas son amigas y otras no tanto.

La humanidad busca desesperadamente otro mundo donde asentarse y perpetuar su raza y para ello, parten en una nave nodriza con una tripulación compuesta por científicos y exploradores. Tendrán amplia libertad para explorar varios planetas al mando de un grupo de colonos quienes estarán fuertemente armados para repeler los ataques enemigos.

Imagen de un astronauta del futuro con un fusil a la espalda y al fondo un planeta donde están cayendo dos misiles.

Un juego con un pasado glorioso

La trilogía original del juego tuvo su época gloriosa en los años de sus respectivos lanzamientos que fueron 2008, 2010 y 2012. La trama, una mezcla perfecta de acción y RPG, estuvo centrada en las aventuras de la comandante Shepard. Este personaje tenía amplia libertad para alterar el orden de las misiones lo que repercutía en el resultado final de las mismas. Las secuelas subsiguiente continuaron las mismas aventuras con Shepard y su fiel tripulación donde se agregaron nuevas misiones, armas y por supuesto, planetas.

Capitan Sherpard del juego Mass Effect, un hombre uniformado y detrás de el, un soldado armado y una mujer con casco de astronauta y al fondo un planeta y varias naves espaciales sobrevolando

El primer juego de ‘Mass Effect’ quedó ambientado en el año 2183 y comienza con las aventuras de la Comandante Shepard quien se reúne con su equipo en dos ambientes: su nave Normandía y la estación espacial La Ciudadela. Contó con trece misiones principales plenas de exploraciones, combates y asentamientos en nuevos planetas. Podrán imaginarse las horas de juego cuando comenzaban las misiones secundarias.

Visto el éxito rotundo de la primera entrega, es lanzado en el 2010, ‘Mass Effect 2’, donde continuó las aventuras con la Comandante Shepard y su tripulación. Como es de suponer, tuvo mejoras que incluyeron nuevas armas en los combates así como nuevos enemigos alienígenas. Dos años más tarde llegó el último de la trilogía, ‘Mass Effect 3’, donde la acción pura y frenética fue el tema central. Sin dejar a un lado el hilo de su historia original, pone punto final a las aventuras de la eterna Comandante Shepard.

Pero ‘Mass Effect’ nunca quedó ausente, pues la remasterización de la trilogía original está en los planes inmediatos del equipo desarrollador. Aseguran que el proyecto existe y se llamaría ‘Mass Effect: Legendary Edition’. Habrá que esperar el 2021 para ver qué sorpresas trae. Pero en todo caso, los rumores sobre el desarrollo de un nuevo juego corren desde hace más de un año.

Carátula de Mass Effect Trilogy donde aparece en primer plano un hombre con traje tipo armadura espacial y un arma larga en la mano y detrás, la Comandante Shepard con traje azul y un arma en la mano.

Cinco años después llegó ‘Mass Effect: Andromeda’

Cuando todos pensaban que BioWare nunca más retomaría la serie, llegó en el 2017 ‘Mass Effect: Andromeda’, con una nueva historia llena de hermosos paisajes y la misma experiencia de exploración. Aterrizando en la nave Tempest, que alberga a veinte mil personas, el jugador casi inmediatamente asume el papel de explorador y comienzan las increíbles aventuras.

Si bien comenzó con una historia de colonización un poco lenta, su trama se fue expandiendo hasta llevarnos a mundos inexplorados. Algunos comentarios aseguran que las tramas sin resolver pudieran ser futuros juegos.

Si bien las animaciones faciales de los personajes humanos no eran las esperadas, las mismas fueron mejorando con los parches. Muy distintas al caso de los alienígenas, quienes por serlo, nadie sabe si sus caras pudieran ser así. Más allá de ese pequeño detalle, este título fue toda una aventura épica en sus apartados gráficos. Y si a eso le añadimos que solo la historia principal tiene 20 horas de duración, tenemos una idea de cuan largo son los momentos de expansión que nos brinda.

Su historia cautiva tanto o más como lo hizo la trilogía original. Quizás lo más llamativo es que a diferencia de las anteriores entregas, el trasfondo de los personajes deja a un lado el drama. Esto conllevó a que las decisiones de los personajes no tuvieran un impacto profundo en el desarrollo de la historia. Muchos creyeron que este cambio drástico se debió principalmente, a lo acontecido con ‘Mass Effect 3’. En esa última entrega el final fue muy criticado por los fanáticos lo que obligó que fuera parcheado con un DLC a última hora.

Una figura oscura con traje espacial parada en medio de un mundo oscuro y rocoso,donde brilla al fondo un sol rojizo envuelto en fuego.

Hubo algunos críticas que señalaron la ineficacia de las misiones secundarias. Alegaron que estas no aportaban nada al desarrollo de la historia. Pensamos que no es así. Ciertamente, las misiones secundarias no trajeron nada nuevo, pero tampoco quitaron nada. Pero mantuvieron su diversión.

Ayudó mucho a esta diversión que el personaje, a medida que avanza el juego, adquiere mayor poder y acceso a más armas. Esto lo convierte en una especia de superhéroe que donde llegaba devastaba el lugar. Literalmente. Y si a eso le sumamos las situaciones espectaculares que devenían de esas destrucciones, teníamos un juego de lo más gratificante.

Otro punto que merece que ‘Mass Effect: Andromeda’ tenga otra oportunidad es la total libertad de movimientos en la exploración de esos mundos siderales. Lo más alucinantes es que los ambientes cambiaban dependiendo del mundo que exploraban. Podían ir desde los más bucólicos y apacibles hasta los más salvajes rodeados de fuego. Eso te daba la oportunidad de hacer nuevos y maravillosos descubrimientos.

Nave de Mass Effect Andromeda transitandopor una zona montañosa rodeada de verde vegetación.

Aspectos que hacen que merezca otra oportunidad

Las buenas cosas que posee ‘Mass Effect: Andromeda’ continúan y entre ellas, es imposible dejar de nombrar los cambios climatológicos. Toda una aventura ver cómo te las arreglabas para cubrirte de una lluvia de granizo color naranja y del tamaño pelotas de ping pong. Y todo mientras segundos antes brillaba un sol verde. Si, verde. El color del sol cambiaba  dependiendo del planeta donde fueran a explorar.

Otro aspecto destacado en la exploración era el uso del vehículo todo terreno. Te permitía hacer extensos recorridos al mejor estilo sandbox. Un clásico en las exploraciones de mundos inhóspitos. Mención aparte merece el modo multijugador al mejor estilo tipo hordas. Diversión asegurada.

Un soldado con casco y arma en la mano enfrentándose a unos seres gordos con uniforme que lanzan rayos azules.

Nadie dijo que ‘Mass Effect: Andromeda’ sería una aventura original. Ni tampoco pretendió encandilar con maravillas nunca vistas. Mantiene las mismas mecánicas que sus antecesores aunque tampoco pretendió competir con ellas. Tiene su propia historia y la desarrolla a su modo, con aciertos y errores. Es un juego que repetimos, vale la pena darle otra oportunidad. Corrigiendo los detalles adversos como las repeticiones de algunas situaciones y las animaciones. Tiene campo para innovar.

Su jugabilidad es muy buena donde destacan los modos hordas y  cooperativo. Todo ello enmarcado en escenarios hermosos y la libertad de exploración que lo hacen inigualable. Y si a esto le sumamos el desbloqueo de clases, tenemos que su rendimiento general es más que bueno.

A pesar de las críticas recibidas, muchas otras aseguraban que ‘Mass Effect: Andromeda’ fue mejor que la trilogía original. Esos comentarios consideraron que fue un buen punto de partida que arrancó de la anterior saga. Los comentarios son diversos y podríamos decir que no todos son ciertos y no todos tuvieron razón.

‘Mass Effect: Andromeda’ es una aventura inolvidable con un nuevo comienzo. Con su mismo tema manido de exploración espacial, sabe sacar provecho a ese deseo oculto que todos llevamos dentro. El de explorar planetas remotos del vasto universo. Muy especialmente, cuando levantamos la mirada en las noches claras y observamos las estrellas.

Supo colocarnos en el lugar de un explorados espacial quien, a bordo de la nave Tempest, llega a una lejana galaxia para buscar un nuevo planeta. Es sin duda, un titulo de ciencia ficción con una sólida carga narrativa. Aunque efectivamente, ‘Mass Effect: Andromeda’ salió en su inicio con muchos errores, los mismos fueron solventados con sucesivas actualizaciones. Es una lástima que esos errores lo etiquetaran restándole brillo a su excelencia. Es por ello que vale la pena y mucho, darle otra oportunidad a Mass Effect: Andromeda’. Y si bien el juego fue prometido para este otoño de 2020, el año aún no termina y nunca se sabe. Las sorpresas llegan de repente.

Un explorador espacial sin casco y detrás la vista de un planeta que lo sobrevuela una nave espacial.

Escribir un comentario